• Diario Digital | Martes, 18 de Septiembre de 2018
  • Actualizado 18:49

“EL HOMBRE DE TIZA”, UN ESTRENO DEVASTADOR

C. J. Tudor: “La infancia es una época de mucho conflicto y contradicción”

La novel escritora británica C. J. Tudor ha visitado España para presentar su primera obra “El hombre de tiza”, una narración a medio camino entre el thriller y la novela de terror que el propio Stephen King ha alabado.

C. J. Tudor
C. J. Tudor
C. J. Tudor: “La infancia es una época de mucho conflicto y contradicción”

No es nada fácil para una escritora primeriza que el rey de la literatura de terror avale una ópera prima. C. J. Tudor lo ha conseguido con su "El hombre de tiza", una novela de intriga que sucede en una pequeña población de la campiña inglesa, para la cual se ha inspirado en su localidad natal de Nottingham. “La novela es un homenaje a King y a todo aquello que me gustaba en los años ochenta”, dice la escritora inglesa en la presentación de su novela.

Aunque sea su primera novela publicada, C. J. lleva más de diez años escribiendo a ratos perdido. “Tengo muchos fracasos a mis espaldas”, confiesa con una sonrisa en los labios. Cuando sus obligaciones, como pasear perros de manera profesional, o la familia se lo permitía escribía sus historias, sobre todo relatos hasta que se le ocurrió la trama de su novela que fue exactamente en un cumpleaños cuando a su hijo le regalaron una caja de tizas y empezaron a pintar muñecos como los del juego del ahorcado y que vemos en la portada del libro.

 “He tenido muchos empleos y casi todos de poca retribución económica, por eso he tenido que hacer de todo”, reconoce esta simpática escritora de cabello decolorado, una imagen muy de los ochenta y que tiene gustos musicales muy rockeros. En la novela hace referencia a The Who o Led Zeppelin, pero si tuviese que poner música a su novela se decantaría por Lou Reed o alguna canción de The Killers.

En opinión de la autora, “a menuda se ve a la infancia un poco teñida de rosa, pero es un tiempo bastante oscuro. Los hijos no contamos muchas cosas a los padres, guardamos demasiados secretos. La infancia es una época de mucho conflicto y contradicción. Los niños pueden llegar a ser muy crueles”, atestigua con convicción.

"El hombre de tiza" se desarrolla en dos periodos temporales con treinta años de diferencia. El que sucede en la actualidad tiene reminiscencias de un hecho que ocurrió en la infancia de Eddie y que creía olvidado. El misterio de lo que ocurrió en 1986 continúa en 2016. “Los misterios y secretos se dan más en poblaciones pequeñas donde el ambiente puede llegar a ser muy agobiante porque casi todos se conocen y tienen cosas que ocultarse unos a otros”, elucubra con acierto.

Para conseguir una buena novela de misterio se tienen que dar dos premisas fundamentales, en opinión de C. J. “Canalizar el lado oscuro de las personas y dar la satisfacción al lector de descubrir lo que puede pasar en la trama”, señala la autora británica que ya está trabajando en su segunda novela y que va a ir en la misma línea. Sabiendo que sus autores favoritos son Stephen King y Agatha Christie ya podemos imaginar por donde irán los tiros.

Respecto a su forma de escribir, contó que antes era un poco caótica pero que con su segunda novela se ha convertido en una escritora más metódica. “Suelo ir por las mañanas a trabajar a una cafetería, donde suelo tomar un té -británico, por supuesto-, por las tardes suelo corregir mientras saboreo un café”, explica y añade “cuando terminó de escribir es cuando entonce me bebo una copa, preferentemente de ginebra”, nos descubre la autora de la campiña británica.

El hombre de tiza

“Creo haber demostrado que nunca es tarde para publicar un libro”

El hombre de tiza” lo escribió en dos tandas. “Primero redacté la parte del pasado y después la actual. Vi que no funcionaba en dos grandes bloques. Así que decidí ir alternando las tramas. Hay que saber cómo terminar cada capítulo para que la intriga funcione”, expone de manera pormenorizada. También reconoce que no suele planificar las tramas que, sencillamente, van saliendo cuando se pone a escribir. “Llegó un momento en que tuve mis dudas, cuando iba por las dos terceras partes del libro, pero al final conseguí hacerlo funcionar”, expresa en un inglés atropellado y lleno de palabras en argot.

Cuando tuvo preparado el libro que la costó seis meses de escritura y otros dos de correcciones buscó un agente. “Se lo mandé a cuatro y tres respondieron de manera afirmativa, entre ellas la de la agente que tenía en mente. Ella me ayudó mucho a redondear mi novela. Incorporé sus sugerencias y la novela quedó mejor”, mantiene y agrega “cuando la mandé no tenía muchas expectativas ya que mandar una primera obra con 46 años es muy complicado, pero creo haber demostrado que nunca es tarde para publicar un libro”. Su agente fue nombrada la mejor del año en Inglaterra después de la publicación del libro de C. J.

Tudor, apellido británico donde los haya, nos descubre que el final del libro lo escribió cuando iba por la mitad y que muchas partes del libro están sacadas de las historias de su pandilla cuando era joven. “Solíamos irnos al bosque en busca de aventuras”, revela. ¡Menos mal que no se encontraron con Robin Hood por aquel su bosque! También dice que, en su pandi, las chicas eran bastante chicazos y que les gustaba los juegos de los chicos. ¡Se acabaron para ellas los juegos sexistas!

Para terminar, quiere reconocer sus influencias. “No sé porque no se pueden reconocer, yo debo mucho a los autores que he citado anteriormente pero también quiero tener mi propia voz. No tiene sentido copiar el original si no aportas algo nuevo”, concluye esta escritora que ha sido la sensación del pasado año en el mercado editorial británico.

Puedes comprar el libro en: