www.todoliteratura.es

TODO INCLUIDO

jueves 02 de mayo de 2019, 14:04h
Add to Flipboard Magazine.
Todo incluido
Todo incluido

Díganos: pudo haberlo evitado y, sin embargo, coadyuvó en el accidente.

la maldad, esa categoría moral, a Rufino Rodríguez siempre le pareció una de dos: o cosa infantil, de películas de Hollywood donde los malos son malos porque sí, porque tiene que haber granos que perturben la serenidad del universo, porque quieren controlar el planeta

díganme, ¿no lo controlan ya?, ¿entonces?

porque fuman puros mientras hablan de espaldas para que no les veamos sus sucias caras de malos, ¿no?, no, sucias no, los malos malos las llevan siempre bien lavadas y afeitadas, tipos atractivos, mujeres atractivas de melenas largas

porque son dueños de voces aterciopeladas, insidiosas

para que luego digan que siempre es mejor la peli original con subtítulos, claro, y así perdernos esas tremendas voces de nuestros actores de doblaje, actorazos tenemos, oiga, ¿y qué sería de toda esa gente si se hundiera la industria del doblaje? yo se lo diré: al paro, toda esa gente de cincuenta y tantos para arriba se iría al puñetero paro, vergüenza de país, que ésas son sus edades, año arriba, año abajo, VER-GÜEN-ZA

Conteste a lo que se le pregunta, por favor.

o algo arcaico, antiguo, de novelas, pero de novelas clásicas, de personajes malvados de grandes novelas de antaño que, sin necesidad de matar o robar o quemar a nadie, disfrutan con intrigas que siempre caen sobre las espaldas de los incautos, de los que no tienen tiempo para medrar porque trabajan todo el tiempo

actúan a sus espaldas, claro, si no, ¿qué gracia tendría? Intrigar, intrigantes, oficio raro de narices, mira que es raro, nunca lo he visto en mi vida, ¿conocen ustedes a algún intrigante? ¿algunos hay en sus familias, tal vez?, buenos días, me llamo Rufino de tal y me dedico a tramar intrigas, a complicarle la vida a la gente, ya son ganas

Usted sabía perfectamente que al otro conductor no iba a darle tiempo de hacer la maniobra. Usted actuó con mala fe. Hizo creer al otro conductor que podría confiar en usted, pero lo traicionó. Primero le hizo el alto, calculó la distancia, la velocidad con que se acercaba el otro vehículo de frente y entonces le hizo avanzar. Le hizo creer que tenía vía libre.

¿tiene la culpa Rufino Rodríguez de que el accidentado haya confiado en él sin más prueba que una mano en alto y luego otra dándole paso?, ¿acaso no era obligación del accidentado cerciorarse por sí mismo de que, en efecto, disponía de tiempo suficiente para incorporarse al carril antes de la llegada del otro vehículo?, ¿tiene la culpa Rufino Rodríguez de que el camión de la basura que circulaba delante del destartalado pero eficaz vehículo que conducía el ciudadano Rufino Rodríguez se hubiera detenido, por mor de la cola, del atasco que siempre empaña la puñetera carretera a esa infausta hora porque nuestras autoridades carecen de inversiones y abusan de incompetencia para resolver un problema que, si lo miran bien, no es tan complicado de resolver el jodido problema, es una cuestión de voluntad política, ¿cómo no va a haber presupuesto para carreteras si cada vez hay más?, cada vez hay más carreteras y autopistas y de todo, todo para el coche, nada para el ciudadano

Actuó mal a sabiendas y provocó el accidente. Fue un colaborador necesario. Fue un instigador.

justo que paga sus impuestos, ya son ganas, se detuvo el camión de la basura justo antes del cruce que, según ustedes, impedía al accidentado cerciorarse de “la presencia de vehículos que”, según escriben los reporteros en las crónicas de sucesos, “circulaban a esa misma hora por el carril contrario”

me gusta, instigador, discípulo aventajado de este siglo veintiuno de la marquesa de Merteuil, ¿qué se creían?, ¿que iba a estar toda la vida agradecido por servir Margaritas y Mojitos a borrachos ingleses y alemanes tumbados en las piscinas como hipopótamos obscenos de carnes rojas?, han visto los documentales, ¿verdad?, cuando pasan demasiado tiempo fuera del agua, los hipopótamos segregan, qué verbo, ¿eh?, segregan una sudoración que los protege de cocerse en toda esa grasa inútil, de ahí el color rojo,

pues no hay mucha diferencia, qué quieren que les diga, esos borrachos ingleses que no han vuelto a hacer ejercicio desde que abandonaron la primaria y se piensan

ahora mismo voy, señor, ¿esta noche también?, no, si no es por quejarme, es que ya he sustituido a dos compañeros y me tocaba librar, me preguntaba si podría cogerme el martes para asistir, no, no es posible, claro que no, otra vez será, lo comprendo, Rufino Rodríguez lo comprende todo y muy bien, todo para el coche, nada para el ciudadano

no, señores, el ciudadano Rufino Rodríguez no es malvado, el ciudadano Rufino Rodríguez es ruin, ser ruin es vulgar y moderno, de camarero de hotel del sur, mientras que la maldad exige aristocracia y rancio abolengo, no tiene sentido salvo que seas el discípulo aventajado de la marquesa de Merteuil, no saben a quién me refiero, ¿verdad?, son ustedes tan paletos como me había imaginado, ¿qué creían?, ¿qué porque sirvo Margaritas y Mojitos desde las diez de la mañana hasta las once y media de la noche, all included, soy un paleto ignorante como ustedes?

no, señores, no ha sido producto de una “enajenación mental transitoria”, como escriben en las novelas policíacas, o en eso que los hipopótamos ingleses llaman thrillers y que devoran desde las diez de la mañana, momento en que te piden su primer mojito, todo incluido, hasta que se pone el sol, hasta que nos les queda otra que quitarse las puñeteras gafas de sol, y ni así te miran los muy maleducados,

cuando quieren reproducir el lenguaje propio de un proceso judicial y hacerlo creíble, no, soy ruin porque soy moderno, ya me tocaba, era mi turno, mi día libre, dos días libres, ahora me sustituyen a mí, al ciudadano Rufino Rodríguez, ciudadano ruin

el otro, pobre, ¡qué iba a ver con el elefante de la basura parado justo delante del cruce al que se incorporaba!, suerte que me tenía a mí, al bueno de Rufino Rodríguez que cumplió con su deber ciudadano de no bloquear ese cruce y permitir el acceso, racional, seguro, a la vía, que le di el alto, que le avisé cuando era seguro y racional girar a la izquierda para continuar en sentido contrario

ayudé a ese hombre a llegar a su destino, a reunirse con su familia, en sentido contrario.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (2)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti Compartir en Yahoo


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Todoliteratura

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.