www.todoliteratura.es
Hank
Hank (Foto: cedida por la editorial)

Entrevista a Hank: “La vida es como es y así hay que contarla, profunda, vital y desgarradora”

Autor del poemario "Mi línea de flotación" (Valparaíso ediciones)

Por Francisco Jiménez de Cisneros
lunes 18 de enero de 2021, 14:00h

“El sexo, el amor, el desamor, la autoestima tienen un punto de realidad que se me hace imprescindible narrar”, dice este poeta que nació en Instagram, donde más de 139.00 lectores beben sus líneas, y se presenta ahora en papel sin renunciar al estilo crudo, directo, al grano que es el suyo, y que explica su seudónimo.

Hank
Hank (Foto: cedida por la editorial)

¿Quién es Hank, y por qué se esconde tras un seudónimo?

Hank es un vividor, un tipo que siente las cosas a flor de piel e intenta plasmarlas en un papel. Vive, siente, llora, ama, folla. Un vividor en el más amplio sentido de la palabra. Se esconde tras un seudónimo porque Hank es sólo una parte de la persona que hay detrás de él y muestra sólo lo que yo quiero dejar ver.

Un seudónimo que tiene, además, una larga tradición literaria…

Mucha. Escogí a Hank porque Bukowski siempre ha sido uno de mis escritores favoritos. Crudo, directo, al grano. Así es como me gustan las palabras.

“Poesía eres tú”, decía el clásico. ¿Qué y quién es poesía en el siglo XXI?

Le tengo mucho respeto a todo lo que significa la palabra “poesía” y a todos los que la han hecho grande, pero todo cambia a nuestro alrededor y la poesía cambia con los tiempos. Ya hace mucho tiempo que los escritores se han pasado a la prosa poética describiendo la palabra poesía y creo que está bien.

Para mí la poesía es una forma de describir la vida, los sentimientos, el devenir del día a día de una forma que pueda trasmitir a quien está leyendo, dándole la posibilidad de ponerse exactamente en tu mismo lugar.

Corren tiempos de pensamientos cortos (Twitter) y, muchas veces, superficiales. ¿Cómo se consigue que el lector sea cómplice de un proyecto como Mi línea de flotación?

Haciéndole partícipe de las palabras, que no es ni más ni menos que transmitiendo. Cuando algo que escribes pierde su autoría en los ojos de quien lo leen, consigues esa complicidad, esa lectura intensa. Y es exactamente lo que quiero de mis escritos. Afortunadamente lo encuentro.

No estás es Twitter, pero sí en Instagram. ¿Qué es para ti esa red social?

Ha sido mi escaparate. Estoy familiarizado con ella así que me siento muy cómodo con todos los engranajes que te permite Instagram. Desde los post hasta los directos, videos, etc. Es una herramienta fabulosa para darte a conocer.

Pero al final has querido que tu libro esté impreso, y has captado el interés de una editorial con prestigio y excelente catálogo. ¿Satisfaces así una necesidad de tu ego o es solo una manera de llegar a otro tipo de lector?

Aunque esté profundamente agradecido a todo el mundo “Instagram” siempre he creído que tenía que salir de allí, que tenía que ser “real”. Si hace un año y medio me dicen que hoy en día tendría dos libros publicados y el segundo con una editorial como Valparaíso no me lo hubiera creído. No es una necesidad de ego, para eso me era suficiente con toda la gente que me lee. Era un tema de salir del cubículo virtual, más bien, llegar a más gente.

El libro viene prologado por David Summers, que dice: “En este libro encontrarás poesía joven, viva, sangrante, atormentada y dulcemente amarga, de sábanas, labios, whisky y apartamiento, mientras el mundo grita en la calle, navegando en ese rio abundante de sexo, sabor y olores que desemboca inevitablemente en el amor más profundo y desgarrador…” ¿Te reconoces en esa descripción?

Absolutamente. Y más teniendo en cuenta el realismo sucio con el que me identifico. Creo que la vida es como es y así hay que contarla, profunda, vital y desgarradora. El sexo, el amor, el desamor, la autoestima tienen un punto de realidad que se me hace imprescindible narrar.

¿Es poesía para todos los públicos?

Yo creo que sí. Es cierto que utilizo vocabulario quizás no apto para todas las miradas, que no para todas las edades. Pero si en el siglo XXI no se pueden utilizar según qué tipo de expresiones, creo que nos estamos equivocando en algo. Hay, a veces, mucha hipocresía de fondo.

Venimos hablando de poesía y muchos estarán imaginándose un libro de versos. Pero el tuyo no lo es… ¿Qué queda de la poesía cuando se escribe en (ya nos perdonarás) prosa?

¡Nada que perdonar! Sigo sin identificarme como poeta, aunque me llamen así. Escribo lo que siento, con las palabras que creo que definen la realidad y en una métrica con la que me siento cómodo. ¿Es prosa? Genial. No tengo ningún problema en calificarlo así. Mi única meta es escribir.

Puedes comprar el libro en:

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios