www.todoliteratura.es
Alaitz Leceaga
Ampliar
Alaitz Leceaga (Foto: Javier Velasco Oliaga)

¿Cómo se forja una leyenda?

“Una leyenda se forja a partir de un hecho real”, según Alaitz Leceaga
Por Javier Velasco Oliaga
jueves 21 de octubre de 2021, 16:00h

Si tuviese que escoger entre pasar a la historia o a la leyenda, me quedaría con pasar a la leyenda sin dudarlo. Ya que tiene un halo de misterio y de interrogantes que la historia no tiene. A Alaitz Leceaga le gusta jugar con la leyenda y con la historia, y en el viaje de presentación de su nuevo libro que tiene un título tan evocador como “Hasta donde termina el mar”, lo deja bien claro. “Es verdad que una leyenda se forma a partir de un hecho real, pero tiene que haber más”, nos dijo la escritora bilbaína en un paseo en barco por la ría Urdaibai.

  • Alaitz Leceaga

    Alaitz Leceaga

Alaitz Leceaga en la Venecia vasca
Alaitz Leceaga en la Venecia vasca (Foto: Javier Velasco Oliaga)

La trama de la novela comienza precisamente allí y en el faro de Santa Catalina. En una noche oscura de octubre de 1901, una fortísima galerna se cierne en esa parte del Cantábrico y varios barcos sucumben a la misma y se van a pique, sólo una sirena sobrevivirá o, por lo menos, eso creen algunos protagonistas de esta tragedia marinera. Las fuerzas de la naturaleza estuvieron esa noche desbocadas y a Alaitz, aunque sea en una novela, le gusta adentrarse en esos misterios de la naturaleza, lo ha hecho en todas sus novelas, sea en el mar, en la tierra o en los bosques. Por sus novelas discurren muchos genios de esos espacios como las lamias. ¡Qué se lo digan a Peter Gabriel!

“Todas las leyendas que se cuentan por aquí, forman parte de la historia. Conocer esas leyendas es acercarse a la trama de Hasta donde termina el mar”, cuenta siguiendo el ligero compas del barco que nos lleva a visitar la ría y donde un viejo lobo de mar con pulso firme nos traslada por ella. Sin embargo, cuando hay una galerna el mar no está tan apacible como en el día de hoy. En una galerna de 1878 perecieron unos 350 marineros. “Cuando leí un artículo sobre esa catástrofe, me impresionó muchísimo y me pregunté cómo queda la vida de las personas que sufrieron esa catástrofe”, recuerda Alaitz Leceaga. Tanta fue su impresión que decidió dedicar una novela a esas tragedias.

“Una galerna es una de las cosas más temidas y más terribles que pueden ocurrir en el mar”, afirma con decisión y añade “fue a partir de ese momento que narro en la novela cuando se empezaron a implantar más medidas de seguridad en los barcos y se hizo un protocolo de rescate en caso de naufragio. También se empezaron a tener más en cuenta las predicciones meteorológicas”.

Todas las leyendas que se cuentan por aquí, forman parte de la historia

En un corto paseo por el faro de Santa Catalina, Alaitz Leceaga nos señaló donde se encuentran ubicadas las cuevas que aparecen en su novela. “Ahora, han puesto unas rejas para que no se pueda pasar porque son muy peligrosas”, apunta la escritora vasca. Es un paraje que hace que se dispare la imaginación. Ya me imaginaba a piratas escondiendo sus tesoros en esas grutas.

Alaitz Leceaga reconoce que escogió la villa de Ea porque es una población que se mantiene prácticamente igual que hace un siglo y así lo pudimos comprobar en un paseo por el pueblo donde pudimos ver la casa donde vivía Amara que tenía una función de funeraria, lo cual la hace más tétrica todavía, o la tienda donde se desarrolla parte de la trama. Ea está en los dos márgenes de la ría y ésta da a la villa un aspecto algo parecido a Venecia, algunos hasta llegan a llamarla así añadiendo “del País Vasco”. Lo cual no deja de ser una exageración, pero que tiene su gracia. Además, en el paseo pude aprender la diferencia entre río y ría. Mientras que el río desemboca en el mar; en la ría es el mar el que desemboca en la tierra.

En ese espacio brumoso y lluvioso, de novela de Brontë, Poe o de Zafón, es donde transcurre su novela. “Me encantan esos autores, debo mucho a todos ellos”, reconoce la autora que creo ha sido poseída por el espíritu de Emily Brontë. De ahí que describa unos lugares tan góticos y misteriosos, donde no puede faltar el misterio, el enigma y la tragedia.

Alaitz Leceaga publicó su primera novela hace cuatro años y desde entonces todo han sido éxitos. Ahora, acaba de ganar el Premio de Novela Fernando Lara y tiene un futuro más que prometedor. Para escribir “Hasta donde termina el mar” ha estado casi dos años documentándose y lo ha demostrado en el viaje que hemos realizado, se conoce a la perfección los acantilados y las playas de la costa cantábrica. Sitios llenos de secretos que en ocasiones hasta los propios protagonistas se ocultan a sí mismos y a los otros. Su nueva obra es un homenaje a la novela de misterio y el lector debe acompañarla con la mente abierta a este viaje lleno de sorpresas, donde el mito y la leyenda prevalecen sobre una historia muy documentada y real. Así es ella, una escritora misteriosa y entrañable.

Puedes comprar el libro en:

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios