www.todoliteratura.es
Rosa María Rodríguez Magda
Rosa María Rodríguez Magda (Foto: cedida por la autora)

Entrevista a Rosa María Rodríguez Magda y su mujer molesta

miércoles 13 de mayo de 2020, 09:00h
Add to Flipboard Magazine.

Rosa María Rodríguez Magda ha escrito "La mujer molesta" (Ménades, 2019), un indispensable ensayo para entender hoy en día el feminismo.

La mujer molesta
La mujer molesta

Además, con esta obra Rosa María Rodríguez Magda opta por méritos propios a los XXXIX Premios de la Crítica Valenciana 2020 que se fallarán el próximo sábado 16 de mayo en Valencia.

Gracias a la autora y a la entrevista que nos ha concedido, conoceremos más acerca de esta interesante obra que analiza las corrientes actuales del feminismo y clarifica conceptos fundamentales (como identidad, género, diversidad…) para poder seguir avanzando en la igualdad entre sexos.

La mujer molesta está ahora mismo entre las obras finalistas que optan a los XXXIX Premios de la Crítica Valenciana 2020 en la modalidad de ensayo, cómo recibiste la noticia.

Con una gran alegría. Estuve en los orígenes de la creación de estos premios, se forjaron con ilusión y he podido comprobar cómo a lo largo de estos años se han ido consolidando con los diversos equipos que los han impulsado. Hoy son un referente y simplemente estar entre los finalistas es ya un reconocimiento.

Cómo y cuándo nació este ensayo.

Nació de la necesidad de explicarme por qué “la mujer” se estaba convirtiendo en un concepto molesto en muchos frentes. Llevaba ya un par de años dándole vueltas, tratando del tema en diversas conferencias. Entonces la editorial Ménades se puso en contacto conmigo para ver si tenía alguna obra para publicar, pensé que era la oportunidad de plasmar todo lo que había ido reflexionando, en dos meses escribí el libro, e inmediatamente se editó.

Y qué pretendías exactamente con esta obra.

En primer lugar, clarificar el panorama actual de las corrientes del feminismo, y reivindicar el sujeto “nosotras las mujeres” que está siendo borrado por el de diversidad sexual. Las mujeres no somos una más de las diversidades sexuales, sino la mitad de la humanidad, que ha sufrido y sufre discriminación por su sexo.

Coméntanos un poco por qué lo titulaste La mujer molesta.

Las mujeres siempre hemos sido molestas en cuanto hemos reclamado nuestros derechos y visibilidad, y seguir siéndolo es nuestro deber. Las reivindicaciones molestan porque pretenden cambiar una situación de privilegios y desigualdades. Actualmente parece estar en alza el feminismo, pero existe el peligro de que solo sea una moda, que se acepte como look o como mero barniz. El feminismo es un movimiento político y teórico de amplio calado que aspira a transformar la sociedad a partir de la igualdad entre los sexos.

Por qué molesta todavía hoy en día la mujer.

Por un lado, desde sectores muy conservadores se ataca al movimiento feminista ante los avances de éste, pero también dentro del propio feminismo existe una tendencia que critica la noción de mujer como clasista, eurocéntrica y superada. Para acabar, el panorama, desde cierto transactivismo se acusa a las mujeres de privilegiadas y de pretender monopolizar la identidad femenina excluyendo a los hombres que desean convertirse en mujeres trans.

Este no es tu primer libro de ensayos, cita alguno de los libros y los temas que ya has tratado.

No, efectivamente, tengo publicados unos veinticinco libros, no solo de ensayo, también narrativa, poesía, aforismos… Pero, como filósofa, el género en el que mejor me muevo es, efectivamente, el ensayo. En este terreno me ha interesado el pensamiento contemporáneo, y así lo he analizado en libros como El modelo Frankenstein (Premio Ciudad de Valencia 1996) o De playas y espectros (Premio Celia Amorós 2016). Un reto ha sido el intentar encontrar un modelo conceptual y social para analizar nuestro paradigma presente, y para ello vengo trabajando desde hace mucho en la noción que lancé de Transmodernidad, que he desarrollado en tres libros, y que está teniendo una buena acogida académica internacional. Por otro lado, he escrito obras específicas sobre feminismo como La seducción de la diferencia, Encuentro en el café de Flore con Simone de Beauvoir, o este último de La mujer molesta.

Qué tipo de desigualdades crees que ha puesto enseguida, y por desgracia, de manifiesto la actual crisis del coronavirus con respecto a las mujeres.

Se ha dicho el virus no hace distingos, pero no todos pueden defenderse igual. Existen desigualdades sobre todo de clase y de valoración social. Mientras algunos hemos podido recluirnos en casa, otros sectores han tenido que seguir trabajando para mantener un cierto ritmo social: no solo los médicos, enfermeros, también dependientes, cajeros, cuidadores… Empleo el plural inclusivo, pero una gran parte de esas tareas del cuidado son realizadas por mujeres, en situación de precariedad o bajos salarios. La crisis económica se va a cebar en los más desfavorecidos y una parte importante corresponde a las mujeres. A un nivel más inmediato existe, por ejemplo, el problema de la reincorporación al trabajo mientras los colegios siguen cerrados. Eso, por ejemplo, y la situación de las residencias de nuestros mayores ha puesto de manifiesto que es necesario que la sociedad tome en cuenta los cuidados, que no sean algo invisibilizado y delegado de forma gratuita o precaria predominantemente en manos femeninas.

Parece que el libro ha suscitado múltiples y encendidos debates, supongo que eso es algo bueno y necesario para seguir avanzando en el camino, ¿tú qué opinas?

Efectivamente, el libro ha suscitado interés y debate, pues toca un tema que pocos se atreven a encarar. Existe ahora una tendencia manifiesta a incluir los temas de mujer dentro de la diversidad sexual, tanto en orientaciones educativas como en el mismo nombre de las consellerias, o las concejalías, por ejemplo, la del Ayuntamiento de Valencia se denomina Regidoria d’Igualtat i Polítiques de Gènere i LGTBI. A nivel conceptual se sustituye la noción de sexo por la de género, y a nivel legislativo se habla de “identidad de género sentida” para legitimar como derecho el que cada uno pueda elegir por su simple voluntad el género que desee. Todo esto borra a las mujeres como hembras humanas, El ser mujer, como el ser hombre, no es un mero sentimiento, sino una realidad biológica sobre la que se proyecta un estereotipo de género. Es un tema complejo, y actualmente existen diversos lobbys ligados a cierto tansactivismo radical, proxenetismo, vientres de alquiler… que azuzan ataques contra quienes reflexionan sobre estos temas.

Eres vicepresidente de la asociación CyM, cuál es sobre todo el cometido de dicha asociación.

Clásicas y Modernas (CyM) es una asociación que tiene como cometido trabajar por la igualdad de género en la cultura. Solo un 35% de los libros publicados en España son de autoría femenina, en ensayo esto baja a un 20%. La proporción de mujeres que han ganado los diversos premios nacionales de teatro, narrativa, poesía, el Cervantes..., no excede de un 5%. Promovemos campañas como las de Temporadas de igualdad en las artes escénicas o Bibliotecas en igualdad, para sensibilizar e implementar la presencia de autoras. Y así mismo, trasmitimos este mensaje en los órganos consultivos institucionales en los que la asociación está presente. Además, tenemos una amplia actividad en ciclos de conferencias, encuentros, presentaciones…

Reproduce para finalizar el texto de la contraportada de tu ensayo La mujer molesta para que el lector o lectora pueda hacerse una idea clara de lo que allí podrá encontrar.

Las mujeres siempre hemos sido molestas para las sociedades tradicionales, en la vida pública, en la cultura, incluso en la familia, una misoginia ancestral nos acompaña, de forma más sibilina en la actualidad por nuestra actitud persistente de seguir reclamando nuestros derechos, de hacernos visibles.

El sujeto-mujer ha pasado a convertirse también en algo molesto para ciertas corrientes del feminismo, se declara caduco, eurocéntrico, heteronormativo, un arcaico reducto esencialista en la diversidad sexual.

Este libro es una reivindicación de esa mujer molesta, del “nosotras las mujeres” como colectivo necesario. Se analizan las corrientes más actuales del feminismo y conceptos como identidad, género, modelo trans, transidentidad, diversidad, para rastrear sus utilizaciones regresivas, sutiles trampas ante las que no podemos sucumbir.

Frente a quienes pretenden recluir a las mujeres en una abnegada complementariedad, pero también frente a quienes las difuminan en la proliferación de los géneros, estas páginas constituyen un alegato para alzar la voz y afirmar que debemos seguir siendo molestas ante cualquier maniobra de borrado.

Un texto imprescindible para pensar el feminismo hoy.

Puedes comprar el libro en:

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (2)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti Compartir en Yahoo

+

0 comentarios