www.todoliteratura.es

"Signo de agua", de Alma Pagès

Los libros del Mississippi, 2020
domingo 28 de marzo de 2021, 13:00h
Signo de agua
Signo de agua

Como nos revela el título de este poemario, "Signo de agua", el agua será un elemento crucial en este poemario. Un elemento al que se le va a conceder, además, máxima importancia, de hecho, ya en el título y en el primer poema, titulado AGUA aparece:

Acojo la voz de los silencios

que acotan los bordes de mi vida

Mi presencia sin forma

colma espacios rechazados

Regidora implacable de lo vivo

voy fluyendo en pos de ti

Con paciencia te anego

Y es que la poeta se identifica totalmente con este elemento y como él se ve capacitada para adaptarse a cualquier espacio o situación. Lo hace además con unos versos sin signos casi de puntuación que nos reflejan bien ese vaivén y fluir constante que posee el agua cuando está en total libertad.

Por otro lado, serán muchas las imágenes que contengan también el agua como elemento y jueguen con sus múltiples significados e interpretaciones. Así en la página 13 podremos leer el siguiente verso “Se despliega la noche del agua / por la sima abierta en la memoria” o en la página 14 a vueltas con la misma idea podremos leer lo siguiente: “En la noche más profunda del agua / irrumpen seres creadores de luz.”

El agua será sobre todo en este libro de versos sinónimo de vida y de libertad, sobre estos dos aspectos la autora hará hincapié muchísimas veces. Se aprecia además con claridad cuando la poeta nos manifiesta en la página 16 lo siguiente en una de sus estrofas:

Juegan las fuentes al corro

Cantan su sueño de nacerse nube,

de lloverse libres.

Rocían de vida la hierba

Alientan el girar de la existencia

Esta idea motivacional de vivir la vida con alegría y libertad impregna todo el poemario y es totalmente contagiosa. Es más, podríamos decir que le da forma a todo el poemario y que en este caso podremos disfrutar de una especie de carpe diem del agua por antonomasia.

Nos lo muestran a todas luces versos como los que figuran a continuación:

Entre turbias

Corrientes

Morimos y renacemos

En la pasión

Del oleaje

Constantes,

Eternos,

Artífices de vida.

Tampoco le faltará a este sentir constante del agua su lado más erótico y pasional cuando nos diga por ejemplo el yo lírico:

Surge el deseo en las entrañas

(…)

Ante la eclosión de rojos,

llamaradas orgásmicas

en la danza del placer

Magmáticas incandescencias

desgarran las nieblas.

(…)

Y las nieves deshechas

transfunden los cuerpos

en temblores de agua.

Siguiendo con esta vertiente más que erótica del agua, cada vez el yo poético se volverá más explícito y nos manifestará de algún modo sus deseos más instintivos y urgentes, su pasión a fuego lento:

Tú te lanzas al abrazo de mis aguas

Yo te envuelvo en mi humedad

En loco torbellino te guío a lo profundo

Hasta alcanzar las puertas de la muerte

En general, gozaremos de poemas breves, con pocos signos de puntuación, solo los más importantes quizás, con el fin de que fluyan bien rápido los versos.

En cuanto a la medida de dichos versos, veremos cómo a veces se alternan los endecasílabos u octosílabos con otros versos aún más breves que tan solo constan de tres o dos palabras y que, en general, los poemas constan de apenas unos 10 o 12 versos que imitan a la perfección ese rápido fluir del agua en constante movimiento que os comentaba ya antes.

Por otro lado, tendremos muchas y muy variadas descripciones paisajísticas, en las que a veces se incorpora con gracia a los animales como cuando nos dice dentro del poema “Aguazal”: “Agua madre, se viste con el día, / rosado de flamencos / Acoge en su transparencia / el ritmo y la caricia de lo vivo / Escucha el verde nuevo / en el croar de la rana”.

Hacia el final del libro, nos encontraremos, sin embargo, con poemas de conciencia social sobre las pateras, los muertos olvidados. O la poeta nos hablará en sus versos de los males que nos puede traer la escasez de lluvia como la sequía, o lo mucho que se asemeja a veces la lluvia a las lágrimas o de cómo esta agua también puede ser ácida, insalubre o turbia y reflejar con ello a la perfección sentimientos como el dolor, el llanto, la amargura…

Llueve triste la lluvia

Perfora las cunetas

Purifica los cuerpos

Lavar la dignidad

Despertar las conciencias

de un país fementido.

Dura labor. La lluvia.

***

La muerte me recuerda la sintaxis

de la vida, su discurso constante,

tan lleno, a veces, de asonancias

En el final del poemario asistiremos, por otra parte y más que nunca, a la esperanza, al poder de renacer… a nuestros deseos, en general, de buscar lo mejor para nosotros y para el mundo.

Luego, despacio, renacerse

Desperezar la memoria

Descubrirse lluvia

Y llover. Y lloverse

en gotas infinitas

(…)

Y, al fin, alumbrar

Alumbrar nuevos rostros

en los espejos del agua.

Y lo que acabo de decir lo volvemos a apreciar de nuevo en estos versos extraídos del penúltimo poema del libro con los que doy por terminada esta reseña no sin antes, por supuesto, invitaros a leer este libro lleno de agua, o lo que es lo mismo de VIDA.

Pero retoña la pasión del agua

Empapa la memoria con tus versos

y cincela, imposible,

ese anhelar humano de paz

De paz infinita.

Puedes comprar el poemario en:

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios