www.todoliteratura.es

HACIA UN NUEVO COMPROMISO HUMANISTA

El poemario "Arborescente" gana ex aequo el XXVII Premio Andalucía de la Crítica
lunes 12 de abril de 2021, 13:00h
Arborescente
Arborescente
Los nuevos paradigmas en torno al desarrollo tecnológico y el control sobre la humanidad, con el persistente transhumanismo, la degradación del medio ambiente, el empobrecimiento y las pandemias están generando el acoso sobre una humanidad que debe ser reconquistada en el poema. Así lo propone Nieves Chillón en un libro comprometido, humano, original, en una propuesta estética vigorosa en la que la palabra amplía su campo de visión.

Con Arborescente crea un lenguaje poético de enorme fortaleza imaginaria y una estética propia y personal que muestra a una poeta con gran potencial literario. Este poemario transcurre desde el ámbito más íntimo y personal (con el niño), para ampliar el círculo a la madre, la abuela…, ampliándolo al mundo con todos aquellos seres que son perseguidos o mueren intentando alcanzar la liberación. Es una lírica construida desde el rigor formal sabiendo que la poesía nace en la palabra pero al mismo tiempo en la construcción más humana. La profesora Nieves Chillón sabe que el humanismo del siglo XXI se construye desde el yo, desde la subjetividad más profunda (¿cómo vamos a amar a la humanidad si no amamos lo más cercano?) pero también al “otro” y surge la otredad, la alteridad y la solidaridad. El otro está muy presente en sus historias personales. Un compendio que organiza en tres bloques con un prólogo y un epílogo. Al mirar por su ventana particular, pero sobre todo por la simbólica ventana de su comprensión del mundo, “veo los olivos infinitos”, y el movimiento del mundo, la vida, la miseria, a Mohamed y su pobreza, los rascacielos, las escuelas de comercio… lugares donde “aquí nadie mira a nadie más de dos segundos/ ni siquiera el pájaro”. Toda una declaración de principios. Necesita adentrarse en esa mirada del mundo, del otro. A través de la primera parte, observamos en su ruta montañosa, la trascendencia de la maternidad en donde la onírica imagen de los niños muertos en la nieve es una elegía triste, de abatimiento: “un niño ha muerto en la nieve// sus pequeñas huellas ya no están/ sus manos heladas ya no están/ de su mirada huida de sus brazos/ aferrados al frío/ no queda rastro”. La simbología de la infancia surge en visiones oníricas donde fragmentos de la realidad se consumen en los sueños en un espacio frío y desalentador donde la nieve y la ventisca lo ocupa todo y el olor del niño (“mi hijo huele a leche tibia”) surge en un paisaje montañoso, de bosques, oquedades y abrazos rotos donde el niño es una gran metáfora de la vida: “Pequeño cuerpo ovillado/ larva blanca que tira/ de una hebra de leche/ y encuentra así su abrigo”.

En la segunda parte la naturaleza se consume en el abrazo con la madre y esa voluntad que preside el título donde el árbol amplía su valor metonímico y “la sangre es arborescente y forma bosque de ramaje espeso”. Muy consciente de esa fusión entre cuerpo y ser, entre sangre que crece y vida a través de imágenes surreales que inunda un mundo de ingravidez, anestesia… y vida, la vida que surge del niño y del poema: “tengo que sacarme la leche/ sacarme la poesía/ cada dos o tres días/ de lo contrario se enquista / duelen”. La muerte también está presente al recordar a la abuela en ese ámbito montañoso, siempre, y la bisabuela y la defensa de un mundo sacrificado, de trabajo, dolor y humanidad rota: “Mi abuela echaba cubos de agua a la tierra/ yo echo versos a las piedras se los tragan”. Y en ese mundo reconquistado lleno de luces y sombras la mujer adquiere un especial protagonismo: “las mujeres de aquí están tristes/ será ese cielo que se va volviendo blanco”. En la tercera parte es el mar (“mi cintura es un mar caliente”) y el sur con sus barcos a la deriva y el desgarro, ese refugio de los que huyen del mundo, náufragos que luchan en el tránsito de la madrugada, niños que son acunados, muerte por doquier en esta gran letanía de sufrimiento, “amasan polvo y sangre… sangre nieve y yeso. Pero también la mujer vilipendiada por culturas abyectas: “la adúltera en la que esos francotiradores/ se vaciaron todos sin excepción”. Que le hace concluir: “Dios ha muerto aplastado mientras dormía”. Con lo que nos lleva a un epílogo muy en la línea de Eliot y su tierra baldía: “los náufragos de esta tierra baldía”. Son sus personajes queridos: los niños que sufren, la madre que sirve de reclamo arborescente para seguir un camino (“asumo el riesgo de injertarme en su madera”) y sobre todo ese árbol que crece en su sangre de la mano de su madre, “y las suturas de mi vagina escuecen y sangran la misma sangre que vertiera al parirme”.

Un poemario de gran fortaleza, plenamente consciente del mundo y sus principios y, sobre todo, por lo que hay que luchar, una humanidad construida desde los otros: “lugar inhóspito para la poesía”.

Puedes comprar el poemario en:

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios