www.todoliteratura.es
Carmen Gallardo
Ampliar
Carmen Gallardo (Foto: cortesía de la editorial)

Entrevista a Carmen Gallardo: "Hace tiempo que la monarquía busca adaptarse a los nuevos tiempos, es una institución del pasado"

Autora de "La última reina"
Por Javier Carrascosa
x
luisjaviercarrascosagmailcom/20/20/26
domingo 04 de julio de 2021, 08:00h

Carmen Gallardo (Madrid), es licenciada en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense. Ha trabajado como periodista en diferentes medios de comunicaión. Ha escrito sobre dinastías y casas reales en revistavanityfair.es.

Carmen Gallardo
Carmen Gallardo (Foto: cortesía de la editorial)

Autora de numerosos libros, ahora Gallardo publica su última novela "La última reina", con la editorial la "Esfera de los libros"

Carmen ¿Qué le llevó a investigar y posteriormente escribir un libro sobre la Reina Sofía?

La curiosidad por una figura que hemos conocido en un segundo plano a lo largo de los años. Siempre detrás del rey, siempre perfecta y comedida en cualquier situación, por grave que fuera a nivel personal. Me preguntaba qué sentiría en momentos dramáticos para la institución. Todo surgió a partir de una fotografía, el día de la firma de la abdicación de la corona de España, cuando giró la cabeza hacia la mesa de las esfinges y observaba a su marido rubricar la renuncia. Su mirada en esos breves instantes era una historia, la propia y la de este país.

En el prólogo indica que Sofía de Grecia es la última reina de un modelo de familia real. Por citar algunas princesas, como puedan ser Leonor de España, Estella de Suecia, entre otras ¿Ya no se pueden encuadrar como futuras reinas dentro de un modelo clásico de Reinas?

Hace tiempo que la monarquía busca adaptarse a los nuevos tiempos, es una institución del pasado -fundamentada sobre la tradición y los antepasados- y los herederos de los tronos de Europa decidieron buscar a su princesa o príncipe fuera de palacio. Era una renovación doble, por un lado, rompían la tradición de casarse entre familiares y por otra, convertían en príncipes y princesas a mujeres y hombres formados para ejercer una profesión, con vida social y familiar en las antípodas de la realeza. La incorporación de todos ellos y su mirada han sido útiles para que descubrieran la realidad de la vida. Las hijas de esos matrimonios, a las que te refieres, aunque educadas para reinar, responden a otro modelo social.

En "La última reina" se acerca para buscar nuevas respuestas sobre el papel de los monarcas y sobre todo de la Reina emérita ¿ha encontrado todas las respuestas que buscaba?

He indagado en el alma de una mujer y de una reina y, al modo de la serie británica ‘The Crown’, me he colado en palacio, he caminado por sus pasillos y jardines, me he sentado ante el tocador de la reina, he intentado meterme en su alma y he hecho preguntas.

¿Es la familia Real, en general, hermética?

Sí, claro que lo es. Todas lo son. Quizá las nórdicas, sobre todo la noruega, contacta algo más con los ciudadanos a través de entrevistas; pero, no olvidemos que las familias reales han de conservar algo de magia, de ensueño y de misterio (que no opacidad). Dicen ser portadoras de felicidad y ejemplaridad, son una irrealidad; por eso, quitarles la magia para dotarlas de profesionalidad, horarios laborales y desencuentros juega en su contra.

¿Qué papel juega Doña Sofía en el núcleo familiar?

La familia está rota desde hace tiempo y ella ha intentado unir a los hermanos y a los nietos. A ellos les llevaba a la escuela de navegación de Palma para que compartieran unos días todos los primos, cierto que solían faltar sus nietas Leonor y Sofía. Ahora, parecen aún más dispersos. Ha intentado conformar la gran familia, pero ésta no existe. De ahí que su regalo por el 80 cumpleaños fuera esa ansiada familia unida.

¿Y fuera de él?

Respetando al máximo las normas de la Casa y consciente de que su papel ha cambiado, la reina Sofía mantiene su apoyo a las actividades culturales, solidarias y de defensa del medio ambiente. Quizá se implicaría mucho más, pero es absolutamente respetuosa con la institución.

¿Sus hijos han heredado su carácter?

Parece evidente que su hija mayor es muy diferente a su madre en intereses y personalidad. Felipe fue su hijo querido, y quizá tenga de ella cierta timidez y una actitud de lejanía que les hace parecer distantes. Es posible que con quien sienta más afinidad sea con su hija Cristina: con ella coincide en el amor a la música y los compromisos solidarios; incluso en los deseos de una vida propia que mostró Cristina desde su juventud o la defensa férrea de su familia. Es difícil hablar de ella, existe un antes y un después del caso Noos y es casi imposible que la sociedad española vuelva a ver a aquella joven de sus años en Barcelona o apreciar cualquier faceta positiva en su personalidad.

Como lector de su libro tengo la sensación que la reina Sofía tiene dos caras. La que ofrece en público y otra más privada que es contraria a la que muestra cuando está rodeada de gente

No lo entiendo como dos caras. Ella actúa y se comporta como debe y según le marca el protocolo cuando ejerce su papel de reina, en privado la vida suele ser más relajada. La de todos nosotros lo es.

La familia real está rota desde hace tiempo y ella ha intentado unir a los hermanos y a los nietos

¿Cómo se ha documentado para escribir este libro?

Con mucha bibliografía. He leído muchos libros no solo de ella, también de su entorno y de episodios históricos concretos. He consultado periódicos griegos y todos los relacionados con los hechos que se destacan o que me ayudaban a comprender mejor momentos históricos o políticos. He visto gran cantidad de documentación gráfica y audiovisual, los NODO de aquellos años en los que llegaron a Madrid, la serie la Transición, y también he recurrido a mi propia memoria, algunas situaciones las he vivido personalmente.

¿Conoce personalmente a Doña Sofía?

He coincido con ella en el acto de entrega de la medalla de Alfonso X el Sabio al banquero Paco Luzón, enfermo entonces de ELA, fue encantadora con la familia, cercana e interesada por ellos y sobre la evolución de la enfermedad. Y mantuvo ese interés después. Y antes, en un viaje de Cooperación Dominicana y Haití, a todos, también a la reina nos impactó la tragedia de ese país.

¿Qué opinión tiene de ella?

Muy positiva porque respeto como ha ejercido su labor, y esta opinión es al margen de que se apoye o no a la institución. Ha sido y sigue siendo una buena reina. Y no lo digo yo, lo dicen también las encuestas. La reina Sofía suma a la institución.

¿Es de trato fácil?

No he tenido un trato tan íntimo como para responder. Pero si reconocemos con objetividad y sin pasión cual ha de ser su papel, creo que es fácil comprender que no es una amiga, ni puede serlo. Forma parte de una institución con reglas de protocolo muy estrictas. Y no nos quedemos con el envoltorio: la campechanía está (o ha estado) sobrevalorada

Se puede leer en el libro acontecimientos que pasaron a lo largo de distintos periodos de tiempo de los monarcas ¿en que se ha basado para su elección y posterior inclusión en el libro?

El interés social. He elegido momentos clave en la historia del país y en su propia historia. He elegido momentos que también me permitieran generar contradicciones y plantear preguntas a lector sobre los reyes, la institución y nuestra propia historia.

Siempre se han comentado los “escándalos” amorosos del rey Don Juan Carlos, pero no hemos oído nada respecto a Doña Sofía ¿Cuál puede ser el motivo?

Ella es consciente de que la labor de un rey o de una reina consiste en no dar escándalos; sabe que la corona se defiende a diario y que los ciudadanos no entenderían una institución que no fuera ejemplarizante, uno de los valores de las familias reales. Por eso ha permitido tantas situaciones personales difíciles, debía defender la corona de su hijo y de su nieta, debía dar ejemplo de rectitud y aportar a la sociedad lo que entiende que debe ofrecer una reina. Y sigue en España, respetando las normas del país y de la institución. Por eso está en los puestos más altos de valoración entre los ciudadanos, mientras que su marido es el último y vive su exilio en un emirato árabe.

¿En estos tiempos son necesarias las Casas Reales?

Es difícil entender una institución basada en la herencia de la primogenitura y consanguinidad (aunque hay quienes lo ejercen en ámbitos muy variados). A pesar de incumplir el principio democrático de la elección, es útil como imagen en el exterior y conformar país o un estado. La corona es beneficiosa siempre que cumpla a rajatabla la regla de mantenerse al margen de enfrentamientos partidarios, no situarse de parte y trabajar por la ciudadanía al margen de sus opciones políticas o ideológicas. Y pensando en la monarquía belga o en la británica, la institución que les fortalece como país es precisamente la corona.

Comentó en la presentación de su libro que Doña Sofía fue preparada desde la cuna para ser reina, sin embargo Paloma Rocasolano es plebeya y no pensaba que su hija iba a llegar tan alto. ¿Las nietas se desenvuelven igual con ambas familias?. ¿En la familia real tienen un protocolo más estricto y cuando van a ver a los otros abuelos llevan una vida más normal?

Entiendo que no se desenvuelven igual. También, que una abuela tiene más papel que otra. Cuando se forma a una futura reina, quizá hay que olvidar un poco el papel tradicional de madre o abuela. Los privilegios llevan consigo obligaciones, a veces difíciles de aceptar, y no sé si esto se entiende bien en la actual casa real. En cualquier caso, creo que la reina Sofía habría sido una estupenda maestra para una reina.

Puedes comprar el libro en:

Carmen Gallardo
Ampliar
Carmen Gallardo (Foto: cortesía de la editorial)
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios