www.todoliteratura.es

Manuel García

Manuel García nos trae en su primera novela los trabajos del infatigable creador granadino Ángel Ganivet en los países del Báltico, a los 32 años se suicidó arrojándose por la borda de un barco al río Dvina.

El poeta Manuel García (Huéscar, Granada, 1966) ha hecho de la escritura una forma de fijarse en el mundo. Y también una impecable gimnasia para la decencia. Su último libro de poemas, "Mejor la destrucción", que acaba de ver la luz en la colección Calle del Aire por la editorial Renacimiento, da cuenta de esa vocación tan suya de ofrecer en la poesía noticias de la historia del hombre. Y, en este caso, reúne algunas de sus páginas más siniestras: la persecución y el destrozo de libros.
  • 1

“Es un buen momento para la poesía, pero no para ser poeta”, dice el autor

El poeta publica "Es conveniente pasear al perro", donde rinde homenaje a autores admirados, recrea anécdotas de escritores y, con tono grave, condena los homenajes vacíos a Machado y Cernuda de los últimos años

Manuel García (Huéscar, Granada, 1966) es casi todo lo que se puede ser en el mundo del libro: lector, editor, crítico, escritor y encuadernador. Pero él, en lo más hondo, es poeta. Así, sencillamente. Acaba de publicar un nuevo libro de versos, "Es conveniente pasear al perro" (Hiperión), el noveno de su trayectoria, donde plantea una vez más un modo de descifrar el mundo, pero también de inventarlo. De darle sentido y, a la vez, desafío. De mirar de otro modo aquello que importa.