www.todoliteratura.es

Publio Cornelio Escipión

Editorial: Junta de Castilla y León

Numancia, la heroica capital de los arévacos celtíberos, ocupaba un espacio geográfico bastante diferente al actual. Parece ser que estaba rodeada de frondosos bosques, y de varias lagunas pantanosas, todo ello dificultaría el acceso de las tropas legionarias de aquel genocida notorio como fue Publio Cornelio Escipión Emiliano Numantino y Segundo Africano, arrasador inmisericorde de Numancia y de Cartago, en las guerras celtíberas (153-133 a. C.) y en la Tercera Guerra Romana o Romano-Cartaginesa o Púnica (149-146 a. C.). Según Apiano Iber. 90: “Como no le fue posible prolongar el muro de circunvalación alrededor de la laguna adyacente, la rodeó de un terraplén de igual anchura y altura que las de la muralla para que sirviera a manera de muralla”.

Editorial: Ateneo Literario, artístico y científico “Jesús de Haro Malpesa". Ateneo Bailén

En el año 208 a. C., en esta ciudad de la Turdetania, se enfrentaron los dos ejércitos más poderosos del momento, en el marco de la denominada por los que somos historiadores procartagineses como GUERRAS ROMANAS O ROMANO-PÚNICAS, uno estaba comandado por el general cartaginés Asdrúbal Barca (245 a.C.-207 a. C.), con errores tácticos inexplicables, a pesar de contar con sus elefantes; advirtiéndose, por su estrambótico comportamiento, que ya no deseaba permanecer más en Iberia; siendo su deseo erróneo e inexplicable ir en busca de su hermano Aníbal Barca (247 a. C.-184 a. C.), para luchar en Italia contra Roma. La milicia de los púnicos estaba conformada por 25 a 30 mil soldados.
  • 1

El historiador descubre en "Corrvpta Roma" un mundo que se Pedro Ángel Fernández-Vega alejaba, cada vez más, de la virtus romana tradicional. Una burbuja económica alimentó tanto a las facciones políticas rivales en auténticas refriegas electorales, como a una próspera clase empresarial demasiado próxima al poder. Juicios populares de dudosa imparcialidad, elecciones ganadas con votos comprados en el circo, propaganda y censura, nuevos dioses y cultos, modernas y perniciosas costumbres griegas…