• Diario Digital | Viernes, 20 de Julio de 2018
  • Actualizado 16:29

¿Qué tienen de común Paulo Coelho y la Sierra de las Alpujarras?

Tanto Paulo Coelho como la Sierra de las Alpujarras han tenido y, aún mantienen, un espíritu hippie. El escritor brasileño fue un hippie muy curioso, durante la década de los setenta recorrió medio mundo en un Magic Bus buscando experiencias trascendentes. A la Sierra de las Alpujarras llegaron, años después, muchos de esos hippies. Ahora, conservan un poblado autogestionado en Beneficio, un lugar lleno de tipis con sabor de aborígenes americanos.

Integrantes de la Experiencia Coelho Hippie
Integrantes de la Experiencia Coelho Hippie
¿Qué tienen de común Paulo Coelho y la Sierra de las Alpujarras?

La editorial Planeta reunió a un grupo de intrépidos lectores para que leyesen, en primicia, el nuevo libro de Paulo CoelhoHippie” en la sierra alpujarreña. También preparó un Magic Bus para recorrer los paisajes típicos de la zona. La Sierra de las Alpujarras ocupa una gran extensión de terreno entre las provincias de Granada y Almería. En esta ocasión, visitamos las localidades de Trévelez donde pudimos degustar una sabrosa comida, con jamón de la tierra incluido; Lanjarón, donde pudimos saciar nuestra sed, tanto mental como espiritual; Orgiva, donde pudimos pasear por sus intrincadas y blancas callejuelas y, por supuesto, Beneficio, donde pudimos contemplar como sobreviven los últimos hippies, especie en peligro de extinción. Esos de los que tanto habla Paulo Coelho en su nueva novela que saldrá a la venta el próximo 28 de agosto.

Hippie” es sin duda el libro más autobiográfico de Paulo Coelho. En la novela cuenta, en tercera persona, sus experiencias hippies y sus rocambolescos viajes. Lamentablemente solo puedo contar hasta aquí pero os anticipo que siete personas, además de los editores, ya se han leído el libro y uno de ellos he sido yo. El resto son las ganadoras de un concurso que sobre Coelho se realizó en las redes sociales. Tamara llegó a Granada desde Pamplona, Sara desde Tremp, en los Pirineos, otros paisajes con los que deleitar el alma y Marisa desde Murcia. También estuvo Gemma, representante del equipo de agentes de Paulo en España y que le conoce muy bien, y  Adriana de la editorial Planeta, que además ejerció de explendida cicerone y los blogueros Selin y el que esto escribe.

Pasamos un fin de semana lleno de experiencias hippies, pues además de la lectura del libro, visitamos las poblaciones anteriormente señaladas. También tuvimos una experiencia yoguística con el preparador israelí Joel que nos hizo sudar de lo lindo y reírnos con sus ejercicios realizados a la vera de una piscina en la falda de la montaña, yo ya me he apuntado a una escuela de yoga, para ser más hippie si cabe.

22

La experiencia, que tuvo mucho de autogestionaria, continúo en la cocina de la casa rural donde nos alojamos. Allí todos tuvimos que trabajar, o bien preparando las comidas o bien colocando mesas u otros enseres. A ratos perdidos fuimos leyendo la novela, pero la verdad sea dicha preferimos conocernos y hablar de nuestras lecturas de Coelho.

Paulo Coelho conoce bien España, ha recorrido el camino de Santiago, conoce bien el Monasterio de Piedra pero lo que no sé es si ha visitado las Alpujarras, supongo que sí porque Granada sí la ha visitado. Quien sí conoce y escribió bastante sobre esta sierra fue el escritor británico Gerald Brenan, don Geraldo para los nativos alpujarreños de  hace un siglo, vivió y hasta tuvo una hija en la población de Yegen, pedanía de Alpujarra de la Sierra. Allí por desgracia no llegamos, algo lógico porque el tiempo nunca se estira como nos gustaría. Si hubiese sido así, allí me hubiese quedado hasta mi próxima reencarnación hippie. Os lo contaré en primicia a partir del próximo 28 de agosto.

Puedes comprar el libro en diferentes idiomas en: