www.todoliteratura.es
Explorando con Julia
Ampliar
Explorando con Julia

Certamen poético "Estrofa Julia": la nobleza está en las manos que ayudan

«Bueno es que algunas veces nos sucedan cosas adversas y vengan contrariedades,
porque suelen atraer al hombre al corazón, para que se conozca desterrado
y no ponga su esperanza en cosa alguna del mundo».
Tomás de Kempis
Por José Antonio Olmedo López-Amor
miércoles 22 de septiembre de 2021, 08:34h

El nacimiento de un nuevo certamen literario siempre es una buena noticia para la comunidad literaria. La cultura, tal vez ahora más que nunca, nos salva de un mundo convulso que parece precipitarse y precipitarnos a escenarios cada vez más insospechados. La Estrofa Julia ha aparecido en el panorama lírico con vocación de permanencia, un nuevo formato con un pie en la tradición clásica que nos invita a crear y también a participar en su propio certamen. Dicha convocatoria, presentada por la doctora en Filosofía, Consuelo Giner (Alicante, 1957), celebró su primera entrega de premios el pasado 18 de febrero de 2021. Según palabras de Giner, presidenta de la Asociación Cultural Espejo de Alicante, entidad organizadora: «La convocatoria ha superado todas las expectativas».

Los poemas, escritos en esta novedosa estrofa que combina las rimas asonante y consonante con metros clásicos, llegaron en su mayor parte desde España, pero también, desde Hispanoamérica. Argentina y Cuba fueron los dos países que secundaron la invitación abierta por esta original convocatoria. Cuarenta y un trabajos, de los sesenta y tres recibidos, fueron cotejados según las bases y sometidos al escrutinio del jurado, un comité evaluador compuesto por: José Antonio Asensio Florenciano, miembro de la junta directiva de la Asociación Espejo de Alicante, ganador del Premio Internacional de poesía de la Orden Literaria Francisco de Quevedo y director del grupo Amarilis; Juan José Guardia Polaino, presidente de la Orden Literaria Francisco de Quevedo; Presentación López González, secretaria de la misma; y la propia Consuelo Giner, secretaria del jurado, con voz, pero sin voto.

Los nombres de los autores ganadores se reproducen a continuación:

Primer premio: `Travesía del estrecho´, de Deogracias González de la Aleja, natural de Daimiel, Ciudad Real.

Segundo premio: `Donde los míos…´, de María Teresa Rubira Lorén, natural de Híjar (Teruel).

Tercer premio: `Tu primavera´, de María Águeda Molina López, natural de Vera (Almería).

El premio honorífico `Teresa Cía´ fue a parar a las manos de José Antonio Asensio Florenciano, natural de Lorca (Murcia).

Asimismo, se entregaron diez accésits, que recayeron en: Angelina Jiménez Fernández (Jumilla, Murcia), Isabel García Viñao (Jaca, Huesca), Resurrección Alburquerque Franco (Murcia), Manuel Casares Conde (Granada), Manuel Giménez González (Valencia), Valeriana Llácer Berná (Albatera, Alicante), Jeremías Asensio González (Cáceres), Noel León Rodríguez (La Habana, Cuba), Justo Soriano Molina (Valencia) y Manuel Ramón Moya Bascuñana (Orihuela, Alicante).

Con todos los poemas seleccionados se ha confeccionado un libro conmemorativo cuyos beneficios por su venta serán destinados a Aspanion (ONG que atiende a las familias de niños con cáncer en Valencia y Alicante).

Con la creación y promoción de este certamen, Consuelo Giner homenajea y demuestra todo su amor hacia su nieta Julia, quien a su corta edad se enfrenta a una grave enfermedad. Solidaridad y poesía, amor y arte: un binomio que nos impele a darnos a los demás mientras construimos puentes de palabras. Por tanto, todo el mundo está moralmente invitado a participar en la segunda convocatoria (ya en preparación) de un proyecto cultural y social que merece todo el apoyo y difusión.

Esta misma lectura hice cuando conocí a Consuelo y me comprometí con ella para divulgar esta estrofa. Entendí, desde mis posibilidades como crítico literario, gestor cultural y filólogo, que para fomentar el pensamiento crítico a través del arte, para generar sinergias positivas y crear comunidad, es necesaria —además de personas como Consuelo, que propongan causas como esta— la intervención de actores culturales capaces de viralizar y poner en la palestra iniciativas artísticas, sí, pero también capaces de transformar de alguna manera la conciencia social.

Por ello, no dudé en diseñar el primer cartel para divulgar el concurso, ya que como pude comprobar, carecía de él. Vivimos en una sociedad en la que prima la imagen, así que una referencia visual era algo necesario. Que el cartel reflejara —aunque fuese en parte— la personalidad del certamen, fue una de mis aspiraciones. Acto seguido, aconsejé la inclusión de las bases del premio en una plataforma digital, generalista y especializada en la materia. Me alegró saber que ambos hechos favorecieron la internacionalización del proyecto. Pero mi compromiso no quedó ahí. Conseguí que Consuelo fuese entrevistada en un programa de radio, y habría sucedido lo mismo en un programa de televisión, de haber podido conciliar su agenda con el viaje que suponía. Después, dediqué un artículo de opinión sobre la Estrofa Julia en `El Periódico de Aquí´ (edición Alicante). Por supuesto, divulgué la noticia por las redes sociales más importantes e invité a mis contactos a que la compartiesen en sus perfiles: cosa que ocurrió. Hoy, puedo asegurar con orgullo que todo ese tiempo y esfuerzo invertidos no han hecho más que enorgullecerme. Es un honor, no solo saber que la Estrofa Julia va a continuar su andadura, sino —y lo más importante— que la pequeña Julia sale adelante y algún día todo esto que estamos creando entre todos se convertirá en un maravilloso legado.

La escritura de este artículo es —de momento— mi última aportación a esta estrofa y todo lo que la orbita. Debo agradecer a Consuelo Giner, quien desde el primer momento pensó que una forma para conseguir que algo de todo esto perdurase en el tiempo era cristalizar su orbe en un libro, un libro que según su generosidad, yo debía de prologar. Gracias de todo corazón por contar conmigo y unir para siempre nuestros nombres con un propósito como este.

`Explorando con Julia. I Certamen Internacional en lengua española con la estrofa Julia´ es un libro que supone la concreción de un proyecto que comenzó desde el amor más sincero de una abuela por su nieta, pero su futuro, el horizonte que hará suyo, lejos de determinarse, es imprevisible y se amplía cada vez más. En la propia esencia formal de esta estructura poética radica su razón de ser: maridar rima asonante y consonante; mezclar versos de arte mayor y arte menor; parisílabos e imparisílabos son rasgos que nos anticipan su vocación de abrazo. Consuelo, esta estrofa y la propia Julia han conseguido unir a cientos de letraheridos de diversa índole y estirpe para una buena causa, y eso es algo que sin duda va a trascender al hecho literario.

Invito a conocer a cada uno de los poetas convocados en el citado libro, entre los que se encuentran escritores destacados y algún que otro buen amigo; si de sus versos podemos inferir estilemas, preocupaciones y otros rasgos del autor que hay detrás de ellos, de algunas biografías se desprenden los perfiles de personas que enriquecen y mejoran nuestra sociedad.

La elección del verso decasílabo, de poco uso en la tradición española si lo comparamos con otros metros, es una declaración de intenciones por parte de Consuelo Giner. Este verso fue utilizado por poetas como Espronceda o Bécquer, aunque por lo general, el verso con el que alternaba era el hexasílabo. Por tanto, estamos ante una recuperación patrimonial que invita además a experimentar con nuevas combinaciones. En la literatura francesa, como por ejemplo, `El cementerio marino´, de Paul Valéry, podemos encontrar diversas estructuras interiores para este verso: dos partes de 4+6 sílabas, de 6+4 o 5+5. No en vano, su longitud lo convirtió en uno de los versos propicios para la poesía épica. Por lo general, se caracteriza por tener acentos fijos en la 4ª y 9ª sílabas, dando lugar al decasílabo compuesto, dividido en dos hemistiquios pentasílabos de cinco sílabas métricas cada uno: aunque también pueden encontrarse decasílabos dactílicos (1ª y 4ª) y yámbicos (2ª y 4ª).

Por su parte, el verso pentasílabo es de uso más popular. De uso habitual en estrofas sáficas como la seguidilla, el pentasílabo se caracteriza por vehicular la expresión de sentimientos ligeros. Por su brevedad, este verso cumple la función de apoyatura o enlace con otros versos de arte mayor. Sin embargo, su equilibrada alternancia con el decasílabo en la Estrofa Julia, además de obligar al poeta a sintetizar sus ideas y a escoger un léxico preciso, reivindica la dignidad de un metro muchas veces denostado a la categoría de pie. Este verso nos obliga a acentuar la cuarta sílaba y permite un margen de libertad en la acentuación de la primera (dactílico o trocaico) o segunda sílabas (yámbico). Si aparecen mezcladas ambas acentuaciones podemos hablar de un pentasílabo polirrítmico.

Como podremos comprobar con la lectura de los poemas, en este libro existe una gran variedad y, por lo mismo, una gran riqueza. Doy fe de la rigurosa pulcritud métrica con que los poemas han sido construidos. No me queda mas que invitarles a iniciar esta sinuosa travesía, tan emotiva como ilustradora, no sin antes comprometerme a participar —también como poeta— en alguna de las futuras ediciones del certamen Estrofa Julia, que a buen seguro se celebrarán.

Puedes comprar el libro en:

Explorando con Julia
Ampliar
Explorando con Julia
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios