www.todoliteratura.es

críticas literarias

Muchos son los géneros literarios que Juan Bolea ha tratado en sus dieciocho novelas publicadas, pero es en el género policiaco donde el escritor gaditano, radicado en Zaragoza desde siempre, desprende todas las características de su literatura: misterio, novela costumbrista y humor. Estas son solo algunas porque quien se acerque a sus novelas encontrará muchas más.

Con “El paseo de los canadienses” son ya cinco las novelas publicadas por la escritora madrileña Amelia Noguera. Ésta que acaba de publicar la editorial Berenice es la primera en la que hace una incursión a la novela histórica. La acción de la misma transcurre en nuestra guerra civil, más concretamente entre Málaga y Almería, aquella carretera que sufrió uno de los peores bombardeos de la guerra. De ahí que se la conozca como la carretera de la muerte o por la Desbandada.

Mikael Niemi es una de las grandes sorpresas literarias de este año. Su última novela “Cocinar un oso” se publicó en Suecia en 2017 y fue un rotundo éxito de ventas. Desde que publicó aquel “Un rock’n’roll en el Ártico”, no ha parado de vender libros por todo el mundo. El éxito en su país quizá se deba a que puede que sea uno de los pocos escritores suecos que no escribe novelas negras llena de psicópatas, aunque su último trabajo tenga un poco de eso.

Zadar, Madrid, 2019

Con cuidado diseño editorial y bajo el sello de Zadar –éste hace el número cuatro de los libros editados, con variado registro de temas como el Aforismo (‘Cuaderno de un hombre atribulado’), el Ensayo (‘La invención del espejo’) o el Relato (‘El tiempo así’)- aparece ahora esta obra del reservado y delicado autor Ricardo Martínez-Conde, colaborador añejo y activo de Todoliteratura.

La niña que miraba los trenes partir” es el sexto libro del escritor, ingeniero y político uruguayo Ruperto Long. Una narración coral donde analiza el alma humana desde diversos puntos de vista, unos pueden parecer simpáticos, otros odiosos; pero todos conforman el universo roto que surgió en el mundo a raíz de la Segunda Guerra Mundial.

La tercera novela de la actriz y productora teatral Cristina HiguerasEl error de Clara Ulman” es un vigoroso thriller que se hunde en el campo de la ciencia ficción o, mejor dicho, de la especulación científica, por los temas que trata tanto la clonación de órganos humanos con bioimpresoras 3D o como la propia clonación de personas. ¿Qué pasaría si todos los humanos tuviésemos un clon? La novela no despeja esa incógnita, pero nos hace pensar en ello.

A Alexis Ravelo le sentó formidablemente bien el cambio de editorial hace tres años. Desde que publica con Ediciones Siruela, sus novelas han ido cogiendo un poso más literario, traspasando los muros de la novela negra, aunque “La ceguera del cangrejo”, tiene muchos elementos de este género literario. En esta ocasión, la variable es César Manrique, la novela gira alrededor de su recuerdo.

Era demasiado joven John le Carré cuando aconteció la Segunda Guerra Mundial, se perdió una de las épocas doradas del espionaje, pero si llegó a la siguiente: la guerra fría. Cuando después de la guerra, un telón de acero cayó en medio de Europa, dividiéndola en dos partes irreconciliables, el autor británico era un miembro activo del MI5, servicio al que abandonaría cuando el éxito literario llamó a la puerta de su casa.

El libro “Cómo perjudicarse a uno mismo”, de Sebastián Vázquez lleva como subtítulo “manual de anti ayuda”. Nunca un subtítulo ha sido tan acertado. Las editoriales nos suelen inundar con manuales de autoayuda, todos o casi todos son libros fallidos. Sin embargo, este que hoy tratamos es el único que realmente consigue lo que pretende: enseñarnos a perjudicarnos a uno mismo.

En el primer trimestre del año, se publicó el libro “Nombre en clave: Trigon”, de Alejandra Suárez Barcala. A primera vista podría parecer una novelita de espías, algo tan poco creíble como las novelas de Ian Fleming o la serie televisiva “The Blacklist”, pero la lectura del libro me vuelve a hacer pensar que la realidad supera a la ficción de manera totalmente desenfrenada.

En su nueva novela, Emilio Calderón vuelve al género negro después de su incursión a la literatura infantil y al ensayo, con la sorprendente biografía de Vicente Aleixandre “La memoria de un hombre está en sus besos”, convirtiéndose así en el último biógrafo del poeta y premio Nobel de Literatura español. El resultado es “Los ojos con mucha noche”, título sacado de unos versos de Luis de Góngora.

Una bala con mi nombre” es la cuarta novela negra que publica la periodista y escritora navarra Susana Rodríguez Lezaun. Las tres anteriores novelas de Susana se había desarrollado en su tierra navarra, en esta ocasión ha decidido que la trama transcurra en Estados Unidos, lo cual es un acierto porque una trama como la ideada por esta autora se hubiese resentido si hubiese discurrido por nuestros lares.

Conocí al detective Florián Falomir hace unos tres años cuando acompañaba a Juan Bolea en el Certamen de Novela Histórica de Úbeda. Ambos componen una extraña pareja, no se parecen prácticamente en nada. Flo, que así le llaman sus amigos, es un detective muy peculiar especializado en resolver complicados casos policiacos, siempre con la inestimable ayuda de la célebre inspectora Martina de Santo. Flo y la inspectora, ni que decir tiene que forman, también, una extraña pareja.

Carlos Mayoral es un autor que se mueve con similar solvencia tanto en la no ficción como en la ficción. Su anterior obra “Empiezo a creer que es mentira”, es un ensayo sobre la literatura, especialmente del siglo XIX de la que es un profundo estudioso. Me imagino que ese ensayo le ha llevado a escribir su nueva novela, después de “Etílico”, “Un episodio nacional”, lo que podría haber sido el 57º episodio nacional de don Benito Pérez Galdós.

Ricardo Martínez-Conde acaba de publicar un nuevo libro de viajes, en esta ocasión se circunscribe al entorno mediterráneo, aunque profundiza en algunos parajes que lindan con el Océano Atlántico y el Mar Negro, cercanos a nuestro querido “Mare Nostrum” de los romanos, pero también de los europeos de ahora. El escritor viaja de manera muy particular por ciudades y tierras conocidas de las que da una visión diferente a la que puede apreciar el consabido turista o el viajero perspicaz.