www.todoliteratura.es

Generación del 98

La madrileña Ediciones Irreverentes, que obtuvo en 2014 el Premio a la Mejor Labor Editorial, otorgado por la Asociación de Autores de Teatro, publica "Divinas Palabras", de Ramón María del Valle-Inclán, en una edición crítica a cargo del escritor vallisoletano David Acebes Sampedro.

Como todos sabemos, Antonio Machado se formó en la Institución Libre de Enseñanza (ILE), cuyo principal creador en 1876, Francisco Giner de los Ríos, era muy amigo de su abuelo. En esta institución educativa conoció a grandes poetas y artistas, como Juan Ramón Jiménez. Su biógrafo Ian Gibson dice que mantuvieron desde que se conocieron “una amistad entrañable”. Demostrada también porque el poeta de Moguer le publica a Machado poemas en la revista Helios que él dirigía, y ya desde el número 4 de julio de 1903.

Los escritores del 98 unieron bohemia con rigurosidad literaria

El 10 de diciembre de 1898 se firmó el Tratado de Paris. Con la firma de ese acuerdo, España perdió sus últimos territorios americanos y asiáticos. Cuba, Puerto Rico, Filipinas y Guam fueron las colonias que se cedieron a los Estados Unidos de América. A cambio se recibió una compensación económica de 20 millones de dólares. Las guerras de independencia de esos países concluyeron a mediados del mes de agosto y se da la paradoja de que no consiguieron la independencia, ya que quedaron bajo la tutela estadounidense, lo que dio pie a guerras aún más sangrientas como la que se desarrolló en Filipinas, que supuso el genocidio del 10% de la población. Los Estados Unidos dieron la orden de no hacer prisioneros y matar a todos los habitantes mayores de 10 años.

"Recuerdos de niñez y de mocedad" de Miguel de Unamuno son una confesión jovial —algo difícil en el siempre agónico Unamuno— donde evoca el nacimiento de sus manías, aficiones y obsesiones, como la papiroflexia o el dinero, desde sus años de escolar. Pero también es una traza de aquel Bilbao decimonónico y de sus festividades y, ante todo, un retrato de sus escuelas ocupando desvanes y pisos lóbregos, con la cantinela de la geografía del país o de la tabla de multiplicar como fondo ineludible.

En 1900, la Biblioteca Vascongada, dirigida por el periodista, publicista y escritor Fermín Herrán, publicó "La casa de Aizgorri", cuyo subtítulo era Novela en siete jornadas. Estaba dividida en siete «escenas» y un epílogo, como consecuencia de su origen, ya que la primera idea de Pío Baroja fue escribir una obra teatral.

"Tierra vasca" nació como trilogía y con "La leyenda de Jaun de Alzate" se convirtió en tetralogía

"Tierra vasca" nació como la primera trilogía de Pío Baroja. En 1900, "La casa de Aizgorri" se convirtió en su primera novela y en el título que abría la serie; luego vinieron "El mayorazgo de Labraz" (1903) y "Zalacaín el aventurero" (1909). En 1922, "La leyenda de Jaun de Alzate" la convirtió en una tetralogía

Ediciones Cátedra cierra con el lanzamiento de "Aurora roja" la trilogía de Pío Baroja, "La lucha por la vida" que se completa con los dos otros títulos del reconocido autor La busca y Mala hierba.
  • 1


"Luces de bohemia" de Ramón María del Valle-Inclán es una obra fundamental de la literatura del siglo XX, cuyo exhaustivo estudio y valor se debe, entre otros aspectos, a la gran vigencia que conserva hoy en día la crítica y el retrato que hace el autor gallego de la sociedad española. Esta edición ha sido comentada por Mauro Armiño, reconocida y premiada firma de la crítica literaria y del teatro (Premio Fray Luis, dos veces Premio Nacional de traducción y Premio Max de Teatro).

Como viene siendo habitual, una vez clausurado el periodo de recepción de obras, en mis funciones como coordinadora del Concurso Internacional Ángel Ganivet, me dispongo a dar cumplida información a nuestros participantes y seguidores sobre los hechos más relevantes que he podido apreciar este año.

No el marqués de Bradomín, un tanto atrabiliario en emociones y acaso excesivo en su resguardada melancolía, sino el "Tirano Banderas", más original, más hecho como personaje y valioso como nuevo referente literario, sería, para mí, el protagonista que cabría resaltar como ejemplo dentro de la arriesgada y valiente (e innovadora) propuesta literaria que este gallego -también él, un tanto atrabiliario- formuló como paradigma estético dentro de las corrientes de la narrativa española de finales del siglo XIX y comienzos del XX.

Nos dice la directora de este montaje de la obra de Valle-Inclán que: «Reconocer la fealdad abre el camino a la sensibilidad y a la belleza», y no le falta razón a Irina Kouberskaya, porque la carga de crueldad, egoísmo y avaricia es enorme en cada uno de los personajes de esta pieza teatral que forma parte del Retablo de la avaricia, la lujuria y la muerte del autor gallego.

El pintor Alejandro Cabeza retrata al exrector de la Universidad de Salamanca

Hace un tiempo tuve oportunidad de entrevistarle y hablamos sobre su colección de retratos de escritores ilustres, un proyecto que ha enriquecido usted a lo largo de los últimos años con numerosos cuadros. Entonces me explicaba que sentía la necesidad de rendir homenaje al talento de esos autores, de reconocer públicamente su aportación, porque estimaba que quizá el mundo de la pintura no les había hecho justicia suficientemente. …