www.todoliteratura.es

artículo de opinión

PLAZA DE GUIPÚZCOA

Lamento decepcionar a tanto buenista que anda suelto, pero a mí la pandemia me ha hecho aún más borde y escéptica (si cabe) con los poderes fácticos. Una vez más demuestran que no merecen el pastizal que les pagamos.

“Para que el mal triunfe, solo hace falta que las personas justas no hagan nada” Edmund Burke, político y escritor irlandés.

Al estudiar la carrera de Periodismo los alumnos se pasan unos años enfocados hacia lo que es y no es el Periodismo... o lo que se ha dado en llamar libertad de expresión entonces comienzan escribiendo escribiendo artículos de una índole o de otra.

"Más del 80% de las mujeres prostituidas en España son víctimas de trata” ("La opinión de Murcia”, 20 de septiembre de 2020)

En estos días he leído Mercancía robada, un testimonio autobiográfico de Lluna Vicens, una española que, a los 18 años, fue atraída lejos de su hogar y su familia con el engaño de un puesto de trabajo como guía turística, drogada, encerrada, violada, maltratada y sometida a esclavitud sexual. Es una lectura muy sencilla, sin rodeos ni eufemismos, directa y durísima, desgarradora en su franqueza, que causa en el lector una sensación de impotencia, rabia e injusticia atroz, y lo lleva a asomarse al abismo de la depravación humana, del sufrimiento de víctimas tratadas como ganado de usar y tirar, aisladas, golpeadas, aterrorizadas y sometidas a las peores vejaciones que alguien pudiera imaginar. Y todo ello solo por dinero: porque en ese inframundo de la trata de seres humanos, mujeres y niñas (que son hasta el 20% de las víctimas de la trata y explotación sexual) son un pedazo de carne que se compra, se vende, se alquila y, cuando las han destrozado físicamente, si no han logrado escapar, se elimina. Literalmente.

Desde tiempos inmemoriales, desde la época de las cavernas que existen aquellos, aquellas que cuentan historias.

PLAZA DE GUIPUZCOA

Seguro que recuerdas el Circo del Sol. Fantástico espectáculo, sí, pero se fue a la bancarrota. Demasiado preciosismo y perfección. Al Homo Sapiens del S. XXI lo que de verdad le mola es el circo de la alta política. Sobre todo la lucha en el barro cuerpo a cuerpo.

En mayo se cumplirá una década. No obstante, aquellos sucesos se me antojan hoy mucho más remotos y apenas sí conservo de ellos una vaga imagen, como suele sucedernos con todas esas malogradas ilusiones que dejamos que las enmohezca el tamo del olvido. Por supuesto, esta premeditada desidia se debe a mi disgusto por el mostrenco proceder de ese partido político, que se apropió de todas las esperanzas surgidas durante aquellas luminosas jornadas y de sus reclamaciones —ecuánimes o disparatadas—, hasta reducirlas a un mero pretexto para medro de sus capitostes. Sin embargo, hace diez años, asistí —y supongo que también muchos de ustedes— a un suceso muy diferente: una inesperada y hermosa protesta, que alentada por grandes aspiraciones, acampó en mitad de la Puerta del Sol para perplejidad general, bajo una sencilla y cáustica consigna: “¡indignaos!”

Leer es un placer y más cuando podemos hacerlo en un lugar privilegiado que nos permita realizar una inmersión total en la historia que estamos leyendo. En la playa tomando el sol, en la piscina mientras los niños juegan, en un banco del parque disfrutando de los sonidos de la naturaleza o en un buen sillón de lectura junto al fuego de una chimenea en invierno, son muchas las opciones entre las que podemos elegir para sacar el máximo partido a nuestros momentos de lectura.

«En Bosnia yo encontré a tres corresponsales españoles que hicieron un gran esfuerzo por encontrar la verdad, Alfonso Armada, Ramón Lobo y Ricardo Ortega» (Juan Goytisolo)

Cuenta Orhan Pamuk en las primeras páginas de su libro «Estambul. Ciudad y Recuerdos» (Editorial Mondadori) que le gustaba hablar de ese otro que era el mismo y se creaba así unos personajes, unas historias que le hayan llevado a ser lo que es hoy. Muchos periodistas hacen ese mismo trabajo, cuentan historias para como dice el dicho ya muy utilizado, estas no se vuelvan a repetir. Iniciamos está vez una conversación sobre periodismo que sucedió como las historias hace ya algún tiempo, RAFAGAS.

PLAZA DE GUIPÚZCOA

Para que luego digan que las redes sociales son cutres. Esta frase de Bernard Shaw, premio Nobel de literatura la he leído en Instagram: “Los políticos y los pañales deben cambiarse con frecuencia, ambos, por la misma razón”. Ni yo lo hubiera expresado mejor.

Este año en Centroamérica estamos celebrando el bicentenario de nuestra independencia. Durante 200 años, esta región ha visto nacer a incontables personalidades. Todas ellas nos han dejado un legado extraordinario e inolvidable, especialmente en lo literario, y este, “el año del bicentenario”, es la excusa perfecta para rendirles un merecido homenaje a todos los héroes que lucharon por nuestra soberanía. A la par, también estaremos homenajeando a los grandes hombres y mujeres que han hecho historia dentro y fuera del abdomen de América.

La importancia de la mitología griega para con la cultura occidental y las formas de vivir no solo de las gentes de Occidente, sino también de las de más allá, es algo a tener en cuenta. La influencia de la Antigua Griega en el día a día está incluso presente en las vidas de quienes por completo desconocen quiénes son las figuras más importantes de una Grecia que se consideró mitológica desde los años 900-800 A.C. en adelante. Una en la que personajes como Ulises o lugares como Troya tienen una relevancia capital y han sido estudiados y examinados en profundidad a lo largo y ancho de la historia de la humanidad.

PLAZA DE GUIPÚZCOA

No me da la gana de elegir entre monarquía o república. Imagínate que tenemos un presidente de la república como Ábalos, ya te digo que me exilio a Abu Dabi. Con cuatro millones de parados y dos más de ERES y ERTES solo faltaba marear la perdiz con frivolidades ideológicas. La Liberté, egalité, fraternité es demagogia barata.

Releo la Historia y no dejo de asombrarme

Leo y aplaudo con entusiasmo el magnífico libro de Ana Caballé Concepción Arenal, La caminante y su sombra, (Taurus), con el que tanto aprendo, no ya solo por su biografía precisa, documentada y analizada, ganadora merecidísima de Premio Nacional de Historia 2019, sino por la lección de historia tan amena y fiel que nos narra de ese siglo español tan convulso y complicado.

Estos últimos años se han caracterizado por una adaptación tecnológica sin precedentes, ya que cualquier industria se ha visto obligada a abrazar Internet como principal herramienta para impulsar el crecimiento económico. De hecho, la literatura no ha sido ninguna excepción, dando pasos hacia un proceso de digitalización que se seguirá desarrollando a lo largo de esta década.

La noche anterior a la cita: angustia, hubo una tormenta a comienzos de la semana anterior y durante dos días los centros de vacunación permanecieron cerrados. Quizás aplacen la cita, pensé, y si la aplazan no se sabe por cuánto tiempo, y el virus campea por las ciudades de América.