www.todoliteratura.es

artículo de opinión

«Oh dulce España, patria querida», Miguel de Cervantes Saavedra

Miguel de Cervantes Saavedra no solo rezaba, leía y enseñaba la Biblia, sino también componía y estrenaba sus obras «en alabanza de Nuestro Señor, de su Bendita Madre, del Santísimo Sacramento y otras cosas santas y devotas», durante el cautiverio en Argel.

Cuentos e historias para niños y niñas que pueden ayudarnos también a los mayores a conocer por qué se produce y cómo nos afecta el cambio climático

¿Qué tiene un fenómeno conocido como ovni para que muchas personas de una manera seria se pongan a estudiarlo?, ¿qué les atrae de un tema que nos acompaña desde el principio de los tiempos sin ánimo de exagerar? Han sido muchos y son muchos los testigos que directa o indirectamente han observado algo que no alcanzaban a comprender, pues en ocasiones y no pocas escapa a la comprensible mente actual.

Hace un par de años, en octubre de 2017, en el Congreso del Libro Electrónico celebrado en Barbastro —se celebra con carácter anual desde 2013— hubo un general consenso en considerar el audiolibro, como modalidad más accesible y directa del libro electrónico, como una gran conquista en el proceso de adaptación del concepto libro a la revolución tecnológica y como una vía de acceso a la literatura para personas (incluso no lectoras) con poco tiempo para leer o que han de simultanear inevitablemente el proceso de “lectura” de un libro con otras actividades.

En ocasiones es importante acercarnos a la historia. Lo malo de esta humanidad es que somos intérpretes de las experiencias que otros nos han contado; de las experiencias que otros (as) han vivido o de los títulos y carreras que han desempeñado a lo largo de sus vidas. Darse cuenta de los años que han pasado. Y ver como éramos antes y a donde hemos llegado ahora. Hace poco alguien comentaba: “Sí somos un país laico, por que seguimos con estas fiestas del Pilar y tantas otras a través de nuestra geografía española” Es tan solo un comentario, pues en nuestra geografía todos tenemos un espacio… Las preguntas se suceden unas tras otras, pero quizás nadie responde y los que lo hacen en lugar de aclarar enredan aún más. Todos los años las editoriales sacan libros y más libros, pero estos lo hacen con un lenguaje específico y al final cada lector sacará aquella conclusión a la cual ha llegado. O le serviría para tener una información y con la misma poder llegar a unas conclusiones.

«Durante mucho tiempo admiré a Ramana, ahora tengo que comprender que además tenía razón» Ernesto Ballesteros

En un momento en que se habla de filosofía en las aulas y se pregunta ¿para qué sirve la filosofía? Tenemos que adentrarnos en la Obra y en la Vida de Ernesto Ballesteros Arranz cuando en su trabajo sobre Ramana Maharshi formuló aquellas palabras de «he nacido en el barrio madrileño de Chamberí y no soy un brahmana como ustedes comprobarán inmediatamente si no lo han averiguado ya. Tampoco soy un sannyasin como mi buen amigo Satyananda, pues no tengo nada a lo que renunciar salvo mi mente, de la que me he pasado toda la vida presumiendo para tirarla ahora, de buenas a primeras por la ventana».

“No veo ni contradicción ni locura en mi vida. Es verdad que, así como no podemos ver nuestra espalda, tampoco podemos ver nuestros errores o nuestra locura. Yo, sin embargo, me aferro a la idea de no estar loco, sino de ser verdaderamente religioso. Cual de las dos cosas soy en realidad, podrá decidirse sólo tras mi muerte” (Gandhi)

En realidad fueron infinidad las mujeres que admiraban a Robindronath Tagore. Pero, según mi opinión, tres fueron muy importantes por lo que a continuación reseño. Y lo hago precisamente porque ahora mismo estoy en Santiniketon (“Morada de la Paz”) y hoy es en todo el mundo el Día Internacional de la Mujer. El sexo femenino, la mitad más noble y fundamental de la humanidad, en palabras del grande feminista que fue Gandhi.

A través del fax hemos intentado ponernos en contacto con él, pero se encontraba en Nepal, hemos utilizado un teléfono móvil, pero no tenía cobertura en ese momento; hemos enviado un fax de nuevo, pero no tenía señal, se encontraba en Perú.

A pesar de que la era tecnológica ha facilitado que la publicación de libros se realice en formatos digitales, no se ha dejado a un lado la impresión de obras en formato tradicional. La preferencia del papel puede estar vinculada con las exigencias de entrega o con el apego a la tradición de tener el libro en las manos.

Nuevos documentos aparecidos recientemente apuntan a que nuestro primer escritor -así lo denominó Juan Goytisolo- pudo trabajar como agente comercial a sueldo o comisión

Para relacionar a Miguel de Cervantes con el mundo del vino, en el que podría haber sido introducido de la mano de su amigo Simón Hernández, del que recordemos apadrinó junto con su mujer Catalina de Salazar, a su hijo Juan en Esquivias y con quien pudo viajar a la Mancha en su negocio de compra venta de vinos y especialmente visitaría El Toboso para adquirir tinajas que en esta villa se fabricaban con gran fama, con el fin de destinarlas al almacenamiento del preciado caldo, basta remitirnos al artículo «El ilustrísimo vino de Cervantes» de Alonso M. Cobo publicado entre otros medios por Todoliteratura, o en LaManchaWines.

Contraviniendo la popular creencia, el pasado no fue más dinámico que el presente. Parece serlo porque cuando se mira retrospectivamente, los hechos son juntados al modo telescópico, y porque pocos recuerdos son allegados realmente sin mácula. Lo tal es, sobre todo, porque libros, filmes y reminiscencias se entreveraron en la guerra de 1914 a 1918, por lo que se conjetura que tuvo tremebundas, épicas características inexistentes en la actualidad.

Llevo varios días escuchando lamentos de editores, de periodistas, que se quejan de que en las pasadas campañas electorales a sus digitales no les ha llegado ni las migajas de lo que se han gastado los partidos políticos en sus campañas electorales.

Por una razón muy simple no soy nada partidario de esas novelas llamadas de intriga, que se estructuran minuciosamente, como algunos guiones cinematográficos, en un pizarrín antes de escribirse, y cuyo principal aliciente consiste en desbaratarnos cada dos capítulos todas nuestras fundadas sospechas sobre quién era el causante del funesto crimen o del terrible delito que daba pie al argumento, para dejarnos a mitad del relato de nuevo suspensos y barajando candidatos

Poeta y profeta maldito, visionario absoluto, creador total, William Blake abominó el racionalismo dieciochesco, predicó la revolución espiritual, denunció la represión sexual y moral. Sus contemporáneos lo tacharon de lunático, su marginalidad fue atronadora. Hoy comenzamos a entrever su vida secreta: presidió la Orden de los Druidas, fue declarado santo por la Ecclesia Gnóstica Catholica, y protagonizó experiencias de muerte en vida dimanadas del Tantrismo. Incomprendido y rechazado en su tiempo, su obra acabaría inspirando a artistas y pensadores como Aldous Huxley, Salvador Dalí o Jim Morrison.