www.todoliteratura.es
Antonio Machado
Antonio Machado

ROBINDRONATH TAGORE Y ANTONIO MACHADO

jueves 14 de marzo de 2019, 07:35h
Add to Flipboard Magazine.
Como todos sabemos, Antonio Machado se formó en la Institución Libre de Enseñanza (ILE), cuyo principal creador en 1876, Francisco Giner de los Ríos, era muy amigo de su abuelo. En esta institución educativa conoció a grandes poetas y artistas, como Juan Ramón Jiménez. Su biógrafo Ian Gibson dice que mantuvieron desde que se conocieron “una amistad entrañable”. Demostrada también porque el poeta de Moguer le publica a Machado poemas en la revista Helios que él dirigía, y ya desde el número 4 de julio de 1903.
  • RobindronathTagore

    RobindronathTagore

Un año después, el 14 de marzo de 1904 en El País, Antonio Machado publica una interesante reseña del libro de poemas juanramoniano Arias tristes. Como es natural, Machado leyó las traducciones que Zenobia Camprubí Aymar y su esposo Juan Ramón Jiménez hicieran de más de una veintena de obras de Tagore, vertidas primero desde el inglés al castellano por Zenobia y posteriormente retocadas poéticamente por Juan Ramón, que además incluía al principio de cada libro un poema suyo, alusivo al tema o al protagonista de la obra tagoreana. Con el título de La luna nueva (“Sissu” en el bengalí original), en 1915, se edita en castellano el primer libro de Tagore. Esta obra tuvo tanto éxito, que de ella se hicieron infinidad de ediciones, primero en España y, después de la guerra civil, en Argentina por la editorial Losada de Buenos Aires. A esta obra le siguieron ya en 1917 El cartero del rey (en bengalí Dakghor), Pájaros perdidos (Stray Birds) y El jardinero (Mali). De 1918 son El asceta (Sonyosi), El rey y la reina (Raja o Rani), Ciclo de la primavera (Falguni), La cosecha (Fruit Gathering), Ofrenda lírica (Gitánjoli) y Malini. Entre otras, en 1919 se publica por primera vez Sacrificio (Bisorjon), obra teatral que iba a ser representada en la Residencia de Estudiantes de Madrid, teniendo como protagonista a García Lorca, si Tagore hubiese viajado en abril de 1921 a España, como estaba previsto, y cuyo viaje, infelizmente, al final se frustró. En ese mismo año se publica el hermoso libro Morada de Paz (Shantiniketan), escrito en colaboración por Tagore y su gran amigo el británico William Winstanley Pearson. Es el primer libro en el que se recoge información sobre la Escuela Nueva, la primera de Oriente, creada por Tagore en diciembre de 1901, y que todavía funciona hoy, aunque en gran parte sin seguir el modelo educativo tagoreano, desarrollado de 1901 a 1951.

Por Decreto del 29 de mayo de 1931, la República recientemente proclamada en nuestro país, crea el Patronato de Misiones Pedagógicas. Es la primera decisión de tipo educativo-cultural que se establece, que con tanta ilusión desde hacía mucho tiempo había proyectado Manuel Bartolomé Cossío, otro gran amigo de Machado. Como tenía que ser, Cossío preside el Patronato, en el que, entre otros, se nombra a Machado como vocal del mismo y como secretario a Luis Santullano, otro gran amigo de nuestro poeta. Tanto, que muy poco antes de morir en Francia Machado escribe una carta a Santullano, siendo esta lo último escrito de su puño y letra. Era este un hermoso proyecto para llevar la cultura a los rincones más apartados: el cine, el teatro, los títeres, los coros, los cuenta-cuentos, la música, el museo del pueblo, los cursos pedagógicos para docentes, los juegos tradicionales y las bibliotecas fijas y circulantes. Fue Soria, tan lindamente cantada en Campos de Castilla por Machado, después de León, la provincia donde fueran creadas más bibliotecas por el Patronato de Misiones, un total de 136 (72 en 1932, 62 en 1933 y 2 en el primer trimestre de 1934). Acogió también Soria y su provincia dos interesantes Misiones Pedagógicas. Del 2 al 20 de agosto de 1932 en Alcubilla de Avellaneda, con un itinerario que recorrieron los misioneros pedagógicos por Avellaneda, Alcoba de la Torre, Brazacorta, Arandilla, Bocigas, Santa Mª de las Hoyas, Guijosa, Quintanilla, Villálvaro y Palacios de S. Pedro. La segunda se celebró del 14 al 21 de mayo de 1933 en Aldeaseñor, recorriendo esta localidad y las de Suellacabras, El Espino y Torrearévalo. Además de colaborar en el apartado del teatro y el guiñol, sabemos que, aunque los máximos responsables de las bibliotecas fijas depositadas en las escuelas al cuidado de los maestros o las que llevaban los misioneros de forma circulante, eran Luis Cernuda, María Moliner y Juan Vicens, fuern muy importantes las orientaciones bibliográficas de Machado para la selección de los cien libros de que se componía cada biblioteca fija o circulante para hacer lecturas públicas, a viva voz y muchas al aire libre, si el tiempo lo permitía. Entre los libros que integraban las bibliotecas de Misiones se encontraban las muy cuidadas ediciones de la editorial Signo de Madrid de los libros de Robindronath Tagore traducidos por Zenobia Camprubí, con el toque poético posterior de Juan Ramón Jiménez : La luna nueva, Pájaros perdidos, El cartero del rey, El jardinero y Morada de Paz (Shantiniketan). En mi biblioteca Tagore, una de las mejores del mundo, hay varios de estos ejemplares que llevan el sello del Patronato de Misiones Pedagógicas, por lo que son muy valiosos. Estoy seguro que Antonio Machado está detrás de la selección de estos títulos tagoreanos, gracias a lo cual en los años treinta republicanos muchos niños y niñas de nuestras escuelas pudieron sentir el placer de leer a uno de los más excelsos escritores del mundo, merecedor del Premio Nobel de Literatura en 1913.

POEMA INÉDITO DE MACHADO DEDICADO A TAGORE

En noviembre de 2003 una entidad bancaria andaluza adquirió en subasta a los herederos de los hermanos Machado el tesoro de unos 703 folios de manuscritos originales de Manuel y Antonio, escritos entre 1917 y 1936, y la mayoría del segundo. Durante todo el año de 2004 un equipo de expertos integrado por Rafael Alarcón, Pablo del Barco y Carmen Molina, coordinado por Antonio Rodríguez Almodóvar, organizó este material tan valioso. Se han a publicado ya varios cuadernos y en febrero de 2005 se publicó el número cero, con parte de los poemas inéditos (tres dedicados a Guiomar). Entre ellos aparece uno dedicado a Tagore, del que se adjunta copia del manuscrito y de su transcripción. Tuvo que ser escrito en 1917 o 1918, en los últimos años de la Primera Guerra Mundial, pues de forma acertada hace referencia al profundo pacifismo del vate bengalí, amante como nadie, igual que su amigo Gandhi, de la paz y la no violencia. Tanto, que Tagore fue el presidente durante décadas de todos los comités a favor de la paz en el mundo, que tenían su sede en la ciudad suiza de Ginebra. También fue el presidente del Comité de la India, creado en 1937 en la ciudad de Allahabad, a favor del Gobierno de la Segunda República Española y en contra del fascismo y de los que se levantaron en armas contra un gobierno legítimo. Resulta también curioso que, bajo el título de Crisis de la civilización, en su último escrito antes de morir en 1941, Tagore hace una importante referencia a España y a su República, criticando que el Reino Unido la dejó caer lavándose las manos, pero alabando sin embargo las Brigadas Internacionales, en las que había bastantes británicos, que habían salvado en parte el honor de su país.

Desde 2002 paso varios meses investigando sobre Tagore en su Biblioteca, Museo y Archivo de Santiniketon en la Bengala de India, donde Robindronath había creado su escuela nueva en 1901 y en 1918 una Universidad Internacional con el nombre de Visva-Bharoti (“Sabiduría universal”). En los últimos años me he dedicado a consultar numerosas cartas de las más de diez mil que existen y están digitalizadas, que le enviaban grandes personalidades de todo el planeta y las que el contestaba. He encontrado verdaderos tesoros y muchas inéditas que en su día daré a conocer, porque echan por tierra versiones oficiales sobre temas tagoreanos que todavía se mantienen hoy. Entre las muchas consultadas, de las que en breve obtendré la copia que solicité, encontré tres escritas a Tagore desde la ciudad de París por representantes del “Rassemblement Universel pour la Paix” (Acto Universal por la Paz), con sede en el número seis de la calle parisina Rue de la Paix. La primera del año 1936, sin día y sin mes, está firmada por Louis Dolivet, en papel timbrado en el que figuran como sedes oficiales París, Londres y Ginebra. La carta se acompaña de un folleto impreso sobre la Paz en el mundo, con el título de “Le Monde entier pour la Paix”. La segunda está fechada el día 4 de marzo de 1936. Firmada por el general galo Pouderoux, viene en papel timbrado también, similar al de la anterior, aumentando las sedes a tres nuevas ciudades: Bruselas, Praga y Madrid. Como miembros por España aparecen Manuel Azaña, Ossorio y Gallarde, Alvarez del Vayo, Teófilo Hernando y Antonio Machado. En la tercera y última, fechada el 6 de mayo de 1936, firmada por la misma persona anterior, también en igual papel timbrado, vuelve a aparecer Machado como miembro, pero ha desaparecido de la lista Manuel Azaña.

Recientemente también he descubierto lo que ya antes intuía: el por qué en abril de 1921 Tagore, que se encontraba en Suiza, no viajó finalmente a España. Estaba todo programado para su visita a nuestro país. Juan Ramón Jiménez lo había preparado todo a conciencia y con mucho detalle, como era peculiar en él. Las actividades principales iban a tener lugar en la Residencia de Estudiantes de la ILE. Entre otros iban a intervenir, además de Zenobia y Juan Ramón, García Lorca, Buñuel, Dalí, Gregorio Marañón, María de Maeztu y con toda seguridad también Machado. Visitaría también Toledo y Moguer, cuna de Juan Ramón. Al final en una escueta carta a Zenobia Tagore se disculpa por tener que suspender su viaje previsto a España. En su día el biógrafo de Tagore, Prosanto Pal, ya desaparecido, me señaló que la causa probable había sido el que los británicos no veían con agrado que Tagore viniese a nuestro país y, de forma hábil, los ayudantes y colaboradores de Robindronath se lo habrían sugerido. Pues bien, hace tres meses he podido comprobar que esta versión es la cierta, que Tagore no viajó a Madrid porque los británicos, todavía gobernando en la India, se lo habían impedido. Y con ello no pudo conocer personalmente a sus, posiblemente mejores traductores de sus obras, y a nuestro gran poeta Antonio Machado, también gran admirador del poeta de Bengala. Zenobia y Juan Ramón quedaron tan disgustados por el desplante de Tagore que no volvieron a traducir más libros del bengalí. Si no hubiese cometido Tagore este grande error, hoy tendríamos publicados en castellano todos los libros que salieron a la luz en inglés, pues Juan Ramón y Zenobia tenían firmado un contrato con la editorial MacMillan de Londres, para traducir la totalidad de los libros publicados por la misma en inglés.

MACHADO Y TAGORE: VIDAS PARALELAS

Echando un vistazo a las biografías de Tagore y Machado, resulta sorprendente el encontrar tantos temas comunes en las vidas de ambos, los dos grandes poetas y los dos grandes amantes de la Naturaleza y de la vida. Viviendo en lugares tan distantes, Bengala y Andalucía-Castilla, hay muchos aspectos similares en sus vidas. En primer lugar la importancia en los dos de la positiva influencia en su formación de sus familias respectivas, abuelos, padres y hermanos. En segundo lugar, la formación escolar de ambos es muy similar, pues la ILE en la que Machado se forma es una escuela nueva y la Santiniketon de Tagore es otra escuela nueva semejante, con el mismo modelo pedagógico, similares actividades educativas, dándole mucha importancia a las artes, la música, la poesía, el teatro y las excursiones y paseos escolares. En tercer lugar, ambos se casan con dos mujeres mucho menores que ellos. Machado enamorado de su Leonor, esperando a casarse cuando esta tenga un año más, y Tagore con la novia que le escogió su padre, la que tuvo que esperar a la boda hasta que alcanzase su mayoría de edad. A los dos se le mueren pronto sus esposas, que ambos tanto querían, con la profunda frustración que ello supuso, y más en Tagore, que perdió también a dos de sus hijos, y la forma de sobreponerse fue escribiendo el hermoso libro de poemas de La luna nueva, donde los protagonistas son el niño y su madre. Incluso ambos tienen posteriores amoríos más o menos platónicos: Tagore con Victoria Ocampo y Machado con su Guiomar. Sorprendente es también la semejanza en su labor social y educativa. Ambos aman el pueblo, la cultura popular y trabajan por su mejora, creando la granja-escuela de Sriniketon el bengalí y organizando “misiones pedagógicas rurales” en las aldeas y tribus santales próximas a Santiniketon, y Machado, como ya dijimos, implicándose en las “Misiones Pedagógicas” de la Segunda República. Ambos gustan del folclore y del teatro y la poesía. Machado colaboró en la Universidad Popular de Segovia y en su libro Juan de Mairena plantea la idea de crear una “Escuela Popular de Sabiduría Superior”. Por su parte Tagore, en tierras que hoy son de Bangladesh, cuidó de las propiedades familiares, pero en vez de ser un terrateniente al uso, creó escuelas para los niños y nocturnas para los campesinos de las tierras que cuidaban. Luego en Santiniketon organizó un servicio de ayuda al pueblo rural, llevado por los alumnos de las secciones mayores de su escuela. Y finalmente fundó una Universidad Internacional con el nombre de Visva-Bharoti, que significa “Sabiduría Universal” para lograr el entendimiento entre Oriente y Occidente y formar el que denominaba “Hombre Universal”. Un proyecto muy parecido al propuesto por Machado en su Juan de Mairena. Después de lo reseñado es lástima que Machado y Tagore no llegaran a conocerse personalmente, por las circunstancias del momento y por no vivir en una época como la actual con tantas facilidades para viajar y desplazarse a otros países y lugares del planeta.

Santiniketon (Bengala-India), a 8 de marzo de 2019

<jose.paz.santida@gmail.com>

José Paz Rodríguez es Profesor Titular jubilado de la Facultad de Educación de Ourense (Universidad de Vigo), especialista en Tagore, que investiga sobre su figura y sus numerosas facetas de educador, literato, músico, pintor, filósofo y reformador social. Desde 2010 reside en el campus tagoreano de Santiniketon cada año por seis meses (normalmente entre octubre y marzo). De marzo a octubre vive en la ciudad de Ourense, donde tiene su familia.

Poema de Antonio Machado dedicado a Robindronath Tagore
Poema de Antonio Machado dedicado a Robindronath Tagore
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (4)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti Compartir en Yahoo


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Todoliteratura

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.