www.todoliteratura.es

Eoin O’Duffy, "Cruzada en España. La Bandera irlandesa del Tercio en la Guerra Civil española". (Edición crítica elaborada por Carlos Villar Flor)

Amarú Ediciones, Salamanca, 2021
Por José Antonio Sierra
jueves 30 de septiembre de 2021, 22:00h
Cruzada en España
Cruzada en España
Cruzada en España es un libro de Eoin O’Duffy que acaba de publicarse en castellano por la Editorial Amarú, cuyo original en inglés se publicó conjuntamente en Gran Bretaña e Irlanda en 1938 bajo el título Crusade in Spain. Se trata de una obra muy particular y de un autor muy controvertido que había participado en las luchas por la independencia del país y en la Guerra Civil irlandesa.

Como se apunta en la introducción a la edición crítica, O’Duffy nació en 1890 y fue el menor de siete hermanos que vivían en condiciones que hoy se considerarían por debajo del umbral de la pobreza. El ambiente familiar era de arraigada piedad católica, un rasgo distintivo en una zona fronteriza con el Ulster de influencia protestante. Durante su niñez mantuvo una especial vinculación afectiva con su madre, a quien acompañaba en los días de mercado y cuya prematura muerte por cáncer tuvo un tremendo impacto en aquel niño de tan sólo 12 años.

Fue un estudiante disciplinado y con gran interés por aprender. En 1909 consiguió una beca para estudiar magisterio y al término de sus estudios trabajó en la oficina del agrimensor del condado de Monaghan. Fueron sus primeros contactos con la política y su implicación posterior en la vida pública a través de la Liga Gaélica. O’Duffy tuvo ocasión de demostrar sus talentos organizativos cuando fue nombrado secretario de la sección del Ulster de la Asociación Atlética Gaélica (GAA), encaminada a promover los deportes autóctonos, y cuyo trasfondo nacionalista le permitió establecer contactos políticos entre los movimientos independentistas. Fue comisario de la policía nacional (Gárda) hasta 1933, fundó más tarde la Army Comrades Association (Asociación de Camaradas del Ejército), más conocidos como la Guardia Nacional o los Camisas Azules y se convirtió en alguien conocido y respetado.

No obstante en 1936, O’Duffy era ya una figura ya amortizada políticamente. El estallido del conflicto español, que él entendió como un enfrentamiento entre comunismo y cristianismo despertó su ardor guerrero. En España estaba el enemigo, y O’Duffy iría allí a combatirle, al tiempo que podría recuperar protagonismo en la escena política irlandesa. El nuevo frente estaba en España y por eso decide poner en marcha la iniciativa de la creación de una unidad irlandesa que le ayudara a recobrar el protagonismo perdido. Como se especifica en la contraportada del libro, la campaña para formar una brigada irlandesa apeló a miles de voluntarios, desde adolescentes a hombres de media edad, que estuvieron dispuestos a dejar casa, trabajo y familia para luchar y acaso morir por una causa ajena. De esos acabaron viajando a España menos de setecientos, pero no deja de ser un contingente digno de atención. O’Duffy se implicó en cuerpo y alma en esta aventura, que acabó resultando muy insatisfactoria tanto para los voluntarios como para el bando nacional anfitrión. Ante las críticas recibidas, por medio del presente libro el general quiso ofrecer a la opinión pública de su tiempo una apología de las motivaciones que le llevaron a organizar su particular cruzada, con especial hincapié en la defensa de la cristiandad amenazada en una nación que consideraba hermanada con Irlanda.

El libro consta de 20 capítulos y está precedido de una amplia introducción crítica elaborada por el profesor Carlos Villar de la Universidad de la Rioja. Tras una exhaustiva investigación en archivos y bibliotecas, ha conseguido urdir una profunda exploración tanto sobre la figura del general como de los entresijos de la creación de la brigada. Asimismo, con opiniones muy bien fundamentadas, logra transmitir al lector reflexiones muy acertadas sobre el fracaso de la unidad y el escaso protagonismo que alcanzó en los frentes en los que participó. La bandera termina integrándose en un tercio de la Legión, un lugar demasiado exigente para una tropa mal entrenada y sin experiencia en el combate. Todo ello contribuye al fracaso de la iniciativa que termina el 13 de marzo de 1937 cuando el general decide desobedecer una orden para tomar Titulcia, alegando que la misión era suicida. El pueblo estaba tan bien fortificado que la unidad quedaría totalmente diezmada sin conseguir su propósito. Fue la gota que colmó el vaso y las autoridades militares decidieron que lo mejor para la unidad era su disolución. Poco después regresaron a Cáceres y en unas semanas a Lisboa desde donde los 633 voluntarios supervivientes se embarcaron en el Mozambique para Dublín el 17 de junio de 1937.

Esta es la primera vez que se traduce el texto para el lector de habla hispana. Siguiendo las pautas de la colección “Armas y Letras”, el libro consta de una cronología, una extensa introducción y una atractiva compilación de fotografías, algunas de ellas inéditas. La edición crítica se complementa con numerosas anotaciones que permiten al lector contrastar testimonios, apreciaciones subjetivas, e incluso inexactitudes del autor, con el contexto de la época. Y aunque el valor de Cruzada en España sea más histórico y social que literario, constituye un documento necesario para toda persona interesada en los ecos internacionales de la Guerra Civil española.

Puedes comprar el libro en:

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios