www.todoliteratura.es

Editorial La Ergástula

Editorial La Ergástula
Estamos ante una obra esencial para el conocimiento medieval de las Españas, aunque en este caso se trata de un clérigo, que fue preclaro en el Reyno de León, me refiero al obispo legionense Martín Fernández.

Editorial La Ergástula
Las dos cuestiones básicas, que nos asaltan ante estupendo volumen son: ¿Cuántos fueron los viajes que realizaron?, y ¿cuál fue la cualidad y la motivación primigenia y final de todos estos desplazamientos?, más si pensamos la época en la que se desarrollaron estos itinerarios, y las limitaciones de desplazamiento y dificultades geográficas en que se produjeron.

Editorial La Ergástula

Estamos ante un magnífico libro de la colección Omnia Medievalia, que dirige uno de los medievalistas más prestigiosos de las Españas, el profesor Carlos de Ayala Martínez.

Editorial La Ergástula
Por desgracia, en las pinturas de alguna cueva prehistórica, se muta lo pictográfico representativo de la naturaleza que rodeaba a aquellos seres humanos, y se comienzan a representar escenas estilizadas en las que unos hombres, con lo que remeda afiladas lanzas o similares, atacan y matan a otros de sus semejantes; detrás de todo ello se encuentra el hecho de conquistar territorios o poder sobre los que les rodean, o defender lo que es de uno, o un manifiesto estatuto de preeminencia.
  • 1

Editorial La Ergástula
La obra se inicia con una Introducción más que reseñable. Se refiere, pormenorizadamente, a la muerte de uno de los monarcas vikingos noruegos más conocidos, Oláfr Haraldsson, futuro San Olafr, muerto en la batalla de Stiklarsrtaoir cuando trataba de recuperar el trono frente a numerosos granjeros noruegos que deseaban, y consiguieron, impedírselo; la descripción de su muerte es literariamente encomiable.

Editorial La Ergástula
El libro, que hoy tengo el placentero honor de presentar, representa una de mis debilidades históricas, y se refiere a una dinastía por la que tengo una gran simpatía e interés históricos. Me refiero a los Plantagênet; quienes en realidad nunca utilizaron esa apelativo calificativo, el cual les llegó desde la historiografía posterior o por la mala intención de algunos de sus enemigos, a causa de que el conde Godofredo V de Anjou, abuelo paterno de Ricardo Corazón de León y de Juan Sin Tierra, llevaba una plantita de retama o plantagenêt en su cimera.

Editorial La Ergástula
El historiador ya realiza un acotamiento, necesario por la enorme amplitud medieval del Reyno de León, dirigido en esta obra a la Terra Legionis o Tierra de León, lo que algunos leonesistas definimos, sensu stricto, como el País Leonés o País Llionés (Salamanca+Zamora+León+Bierzo); aunque en un mapa de la página 23 aparece un esquema de dicha Corona de León, que incluye, lógicamente, las tierras galaico-portuguesas.