www.todoliteratura.es

"Guerreros. Retratos en el campo de batalla", en el diván con Max Hastings

miércoles 30 de septiembre de 2020, 14:00h
Add to Flipboard Magazine.
Guerreros
Guerreros
Héroes, rufianes, caballeros, vividores, moralistas, aventureros, vanidosos, canallas… el eminente periodista e historiador Max Hastings analiza con ojo crítico las complejas personalidades de una pléyade de personajes tan admirables como criticables, pero con un denominador común: su excepcional talento para la guerra.

El eminente historiador militar sir Max Hastings escoge en este estimulante e inspirador relato las vidas de dieciséis «guerreros» de diferente extracción social y nacionalidad de los últimos tres siglos, desde las Guerras Napoleónicas a los Altos del Golán, pasando por las guerras mundiales o Vietnam, seleccionados por su coraje o su extraordinaria experiencia bélica. En el curso de cuatro décadas escribiendo sobre la guerra, Max Hastings ha desarrollado una fascinación por las hazañas en los campos de batalla (en tierra, mar o aire) y, por supuesto, por los militares que las protagonizaron.

Para ello aborda las biografías de soldados icónicos como el general y escritor napoleónico barón Marcellin de Marbot (inspiración del brigadier Gerard de Conan Doyle); de sir Harry Smith, cuya esposa española, Juana, se convirtió en su compañera militar en más de una campaña; del teniente John Chard, un modesto ingeniero convertido en el héroe insospechado de Rorke’s Drift durante la guerra anglo-zulú; el jefe de escuadrón Guy Gibson, piloto cuyo heroísmo en los cielos de la Segunda Guerra Mundial le granjeó la admiración de su nación, pero pocos amigos; o el enérgico teniente coronel virginiano John Paul Vann, uno de los asesores militares estadounidenses más influyentes en la guerra de Vietnam, verso suelto del ejército con una turbulenta vida personal.

Para imponerse en el campo de batalla, cualquier ejército necesita individuos capaces de mostrar un coraje por encima de lo común, pero… ¿qué es lo común en la guerra? En Guerreros, Max Hastings trata de dar respuesta a esa pregunta, y cómo esa percepción ha cambiado a lo largo del tiempo. Al tiempo que honra hechos extraordinario valor, posa su mirada inquisitiva sobre la entrega de condecoraciones al valor… y en el por qué estos prominentes guerreros rara vez dan la talla como líderes.

Marcellin Marbot, uno de los memorialistas más destacados de las Guerras Napoleónicas y uno de los guerreros más leales de Bonaparte, al que siguió década y media desde Italia a Waterloo, y uno de los más temerarios, como atestigua la docena de heridas que jalonaban su cuerpo.
Harry Smith, un soldado del 95.º de Rifles que en España forjó su carrera militar… y encontró al amor de su vida, la jovencísima Juana, que acompañaría a este futuro teniente general por medio mundo, en el peligro y en la adversidad, en la riqueza y en la pobreza.
Joshua Chamberlain, un profesor universitario de retórica y oratoria transmutado en militar, un guerrero nato que compensó su inexperiencia con inteligencia y exportó su inquebrantable ética y rectitud a los encarnizados campos de batalla de la Guerra de Secesión estadounidense.
John Chard, un gris teniente de ingenieros que viviría su (único) momento de gloria al frente de la épica defensa de Rorke’s Drift contra la marea zulú, que le granjearía un prestigio y un reconocimiento, para muchos excesivo, que no le impidió proseguir su indolente y anodina vida.
Frederick Burnaby, epítome del aventurero victoriano, de carácter tan formidable como su físico, tan adorado por el público como detestado en el ejército, que buscó saciar su adicción al peligro de las estepas centroasiáticas a las arenas del Sudán mahdista.
Karl Friedrich Max von Müller, un capitán alemán con cuyo obsoleto crucero ligero, el Emden, emprendió carrera corsaria durante la que sembraría el caos en el Pacífico, al tiempo que hacía gala de una caballerosidad desvanecida de los campos de batalla de la Primera Guerra Mundial.
Frederic Manning, un australiano cuya carrera militar en la Gran Guerra se vería frenada una y otra vez por su alcoholismo y su afán de autodestrucción, pero que alcanzaría la fama como escritor, dando voz a los soldados rasos de las trincheras del frente occidental.
Eddie Rickenbacker, un humilde piloto de carreras del Midwest cuya insaciable sed de presas le convertiría en 1918 el as de la aviación estadounidense con mayor número de derribos… para después reciclarse y convertirse en un empresario de éxito.
John Masters, nacido en Calcuta en el seno de una familia de larga trayectoria militar, cuyo nombre quedaría indisolublemente unido a los Gurkhas y a las operaciones chindits en Birmania durante la Segunda Guerra Mundial, y convertirse después en escritor de extraordinario éxito.
Guy Gibson, uno de los pilotos más sobresalientes de la RAF que protagonizaría uno de los raids más audaces de la Segunda Guerra Mundial, la destrucción de las presas del Ruhr, pero que despertaría tanta admiración mediática como odio entre sus compañeros de armas.
Audie Murphy, el GI más condecorado de la Segunda Guerra Mundial, de un valor casi suicida, que tras la guerra se forjaría una carrera como estrella de Hollywood que le propició fortuna y fama, pero no le libró de sus traumas y sus demonios interiores.
James Gavin, un huérfano de Brooklyn fascinado con las operaciones aerotransportadas y que combatiría con la 82.ª División en Italia, el Día D, Market Garden y las Ardenas, convirtiéndose en el general más joven del Ejército estadounidense desde tiempos de Custer.
Nancy Wake, una australiana de carácter arrollador que rompería los roles de género de la época para convertirse en una destacada agente del SOE en Francia, donde su lucha junto a la Resistencia contra la ocupación nazi le granjearían el reconocimiento internacional.
John Paul Vann, probablemente el asesor norteamericano más destacado, lúcido y polémico durante la Guerra de Vietnam, aunó una brillante carrera profesional con una turbulenta vida personal, y terminó devorado por un conflicto sin el cual no concebía su propia existencia.
Avigdor Kahalani, prototipo del ciudadano-soldado israelí al que ver la muerte de cerca durante la Guerra de los Seis Días no le impedirá, a bordo de su Centurion, ser protagonista en los Altos del Golán del último gran choque de blindados de la historia.

Sir Max Hastings es autor de veintiséis libros, la mayoría de historia militar. Entre 1986 y 2002 fue editor jefe del Daily Telegraph, y posteriormente del Evening Standard. Multipremiado tanto en su faceta de periodista como de escritor, sus obras más recientes son Se desataron todos los infiernos, 1914. El año de la catástrofe, La guerra secreta y La Guerra de Vietnam, best sellers traducidos en todo el mundo. Es miembro de la Royal Society of Literature, miembro honorario del King’s College y fue nombrado caballero en 2002.

Puedes comprar el libro en:

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (3)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti Compartir en Yahoo

+

0 comentarios