www.todoliteratura.es

Filología

El pasado jueves 27 de junio tuvo lugar en la Casa de Aragón en Madrid la presentación del libro de Diego Vadillo LópezFrancisco Umbral y la desquiciada eufonía” (Manuscritos).

Presentación de “Por el gusto de leer a Cervantes”

La Fundación José Manuel Lara, ha presentado en el Circulo de Bellas Artes de Madrid, situado en la calle Alcalá número 42, el libro “Por el gusto de leer a Cervantes”, de Aurora Egido, editado con la colaboración de la Fundación Banco de Sabadell.

El filólogo Juan Romeu, colaborador del departamento de «Español al día» de la RAE, acaba de editar con Larousse el manual Lo que el español esconde. El subtítulo de esta valiosa herramienta lingüística promete y, además, cumple; ¡palabra!: Todo lo que no sabes que estás diciendo cuando hablas, advierte. Su estilo llama la atención por lo cercano y, a la vez, culto: asociando conceptos, enlazando vocablos con la amenidad de una exposición, este filólogo se las arregla para que sus comentarios calen en el lector. Aderezan la obra primorosas ilustraciones que recuerdan a los diccionarios de nuestra infancia, lo que dobla su atractivo.

Cinco estudios dedicados a cinco estudiosos que, ajenos a los excesos del Close Reading (que algunos predican de nuevo como si de una fe salvífica se tratase), han sabido explicar a Cervantes en su época: esto es exactamente lo que el lector (tanto el especialista como el devoralibros formado y curioso) encontrará en este volumen. Hermanados de antemano por su autoría y su materia, estos cinco trabajos delatan a quien los ha escrito, por sus intereses, método y estilo. A su autor le gusta medir fuerzas con voces y pasajes oscuros, recuperar fuentes y modelos olvidados, fijar poéticas de autor y género, y revisar la periodización y hasta la Weltanschauung.

Alusión a Don Quijote

A fe que le viene bien el nombre: el caballero de la triste figura. ¿Has reparado, amigo lector, que una vez, solo una vez, se asocia la sonrisa a su rostro en toda la extensión del texto? Y, para ello, ¡en qué malhadada situación! ¡Qué ofensa a su arrojo! ¡Qué desprecio a su valentía! Hasta el punto que, acaso, no estaría de más recordarle al autor que no descuide y atienda bien a su función, pues es bien sabido que “el cálamo puede ser más cruel que la espada”.

Leer la Biblia, sea la de Casiodoro de Reina, sea la que mandó a hacer el Rey Jacobo, mejora nuestro estilo. Mejorar nuestro estilo es mejorar, o mejor dicho, hacer inteligibles los tonos de nuestra voz. Tono es sentimiento y sentimiento es reacción ante los estímulos, que vienen del exterior, claro es... es decir, que comprueban la existencia de un mundo que no depende de nosotros. El estilo propio, que para ser propio debe romper la gramática, es musicalización​, poner musas en las cosas. ​


El próximo miércoles día 29 de julio, a las 11:00 horas, se presenta en Conde Duque la exposición “La ciencia de la palabra. Cien años de la Revista de Filología Española”.

Segunda parte

¿Es, por ventura, el Don Quijote sólo una bufonada?
Hernnan Cohen


Meter en un discurso hipérboles y expresiones literarias delata confusión ideológica, y prueba de ello son las siguientes palabras de ella: “el verdadero amor no se divide”. La palabra “amor” representa un concepto sin objeto. El amor no es material, no es ni divisible ni indivisible. El amor, lógicamente, no tiene grados: se ama o no se ama. El amor, por no ser materia, no tiene durabilidad, ni causas perceptibles, ni puede mezclarse con otros sentimientos, pues haciéndolo sería otra cosa, pero no amor. “El amor, un encuentro de dos salivas. Todos los sentimientos extraen su absoluto de la miseria de las glándulas. No hay nobleza sino en la negación de la existencia, en una sonrisa que domina paisajes aniquilados”, ha dicho Ciorán.
  • 1

Fernando Vilches es un profesor universitario de lengua española. Sus preferencias vitales son su familia, los coches y la docencia, por este orden. Es un amante de la lengua española y lleva estudiándola más de treinta años “y todavía me queda todo por saber”. Es filólogo, madridista y cree en Dios… y en el bicarbonato. Ha publicado diversos libros sobre temas de lenguaje. El último: "El lenguaje en los medios de comunicación", publicado en la editorial madrileña Dykinson en el pasado mes de septiembre de este año.

Es necesario, al educar, que los jóvenes beban de las tres fuentes primigenias del conocimiento, esto es, juntar la estética, el estudio de lo bello, con la ética, el estudio de la bondad, con la lógica, el estudio de la verdad.

"Más que palabras" de Pedro Álvarez de Miranda nace de la pasión por las palabras y por la determinación de asediarlas filológicamente, de escrutar cómo surgen y cómo viven en el único medio en que cabe atraparlas: los textos. Cada capítulo trasciende lo aparentemente anecdótico con el fin de reflexionar sobre asuntos que atañen a la lengua de todos, como por ejemplo: la norma y el uso, la variabilidad y vida de las palabras, el presunto empobrecimiento del léxico...

Cuatro amigos que saben mucho de muchas cosas decidieron que Palabras Mayores era el nombre que mejor se ajustaba a uno de sus mayores desvelos: expresarse con corrección y lograr que los demás, si están dispuestos, también lo hagan.

Cum autem tradent vos,
nolite cogitare quomodo aut quid loquamini;
dabitur enim vobis in illa hora quid loquamini.
Non enim vos estis, qui loquimini, sed Spiritus Patris vestri, qui loquitur in vobis.
Iesus (Matthaeum 10: 19-20)


Andreu Jaume, editor de “Random House”, manifestadora y descubridora de entusiasmos literarios, ha escrito un artículo favorecedor de la erudita crítica literaria, bien encarnada en el doctor Johnson, que fue filólogo, clasicista, meditador y teórico, o dicho en términos coloquiales, dulzores de toda precariedad mental, filósofo que poetizaba y que encontraba las bellezas donde los otros sólo hallaban locura. El título del texto comentado es ya un axioma, pues reza así: “A favor de la complejidad”.


La relación que hay entre pensamiento y lenguaje es exótica, pues todo pensamiento es aventurero, salvaje, y todo lenguaje es, digámoslo así, académico, cuestión de hogar, segura. Los conceptos, cuando son pálidos, tediosos, bien explican los objetos, pero los hacen poco interesantes. Las imágenes, en cambio, son amenas, pero ambiguas. El lenguaje, o todo acto de comunicación, diría un Kant lingüista, es mera representación de los fenómenos, de las pasiones, de los pensamientos. Éstos, no lo ignora quien ha bregado en las críticas kantianas, siempre son provisorios, poco duraderos.


Hojeando la magnífica revista “Letras Libres”, portentoso índice de restaurantes, aburguesadas biografías y bibliotecas, me topé con un artículo del académico Christopher Domínguez Michael que trata de la muerte del bardo Yeats, texto minucioso que ostenta la erudición del más alto guía turístico y que me movió a ponderar e inquirir las razones que hacen que los literatos piensen que poseen la rara habilidad de leer lo que otros no pueden leer.