www.todoliteratura.es

reseña

Cátedra, Madrid, 2020

En realidad haremos alusión aquí a un libro muy fecundo y humano derivado de la obra y labor como escritor de este autor de origen canario del que, en este año, se cumple el primer centenario de su fallecimiento. El libro, no obstante, data del año 2016 como año de edición, pero viene aquí perfectamente a colación como aporte a este centenario que se cita, donde la enjundiosa labor como escritor de don Benito se pondrá en evidencia.

En el panorama actual de la literatura española existe, como en todo y en cualquiera de sus formas de expresión (lírica, narrativa, dramática o ensayística), obras buenas y malas. Textos escritos con el rigor que merecen, textos reflexivos, capaces de conmover, como conviene a toda obra de arte, al lector. No es habitual, sin embargo, en ese maremágnum literario, encontrar obras ensayísticas de calidad indiscutible.

En tiempos de pandemia, la frontera entre realidad y ficción se hace difícil de distinguir. La extraña sensación de estar en una coyuntura peri-apocalíptico (valga el concepto) nos pone a reflexionar y cuestionar nuestra propia esencia humana y notar lo cercano que estamos del mundo de los libros de ciencia ficción. Es cercano a la previsión futurista que dejó Verne.

“Todo gran viaje comienza en los libros”, dice uno de los protagonistas de la nueva novela de Luis ZuecoEl mercader de libros” y no le falta razón. Los grandes viajes para realizarlos con éxito deben de ser profusamente documentados y preparados con minuciosidad, eso es lo que ha hecho el autor nacido en Borja buceando en la Biblioteca Colombina que fundará el hijo de Cristóbal Colón, Hernando Colón, un auténtico visionario del Siglo XVI y de toda la historia en general.

Biblioteca Castro, Madrid, 2020.

Uno de los mayores (y mejores) ingredientes de la literatura ha sido siempre la imaginación. Añadido en una dosis apropiada (comedida, para que el sabor de la lectura no edulcore en exceso o enrede y entorpezca) el resultado de lo saboreado puede resultar una exquisitez. Más si el cocinero, para el caso el autor, pone todo el amor necesario -y algo más- en la elaboración de su plato.

Con su tercera novela “Los solitarios” se consolida Álvaro Arbina como un escritor de largo aliento. En estos días de confinamiento he tenido la oportunidad de leer su nuevo thriller. Una obra muy apropósito porque los personajes de la novela estuvieron confinados en una casa cerca del Ártico sin casi poder salir de allí, más o menos como ahora todos nosotros.

Reseña del poemario "Este es mi cuerpo", de Luisa Miñana. Lastura Ediciones

Este es mi cuerpo, de Luisa Miñana es una asignatura pendiente que suspendí pero que acariciaba como a esas botellas de vino que se guardan para las grandes ocasiones; un poemario que ojeé hace un par de meses pero que me prometí releer con más tiempo.

SALÓN DE LECTURA

En la vida, como en la literatura se ha de estar dispuesto siempre al debate. Afrontar ideas antagónicas o diferentes enriquece a todos. El conocimiento se adquiere precisamente por el discurso de los contrarios, de esa necesaria confrontación (nunca beligerante) de las ideas, donde las armas de los contendientes han de ser la palabra o la escritura, según se disponga. Desde un punto de vista netamente literario agradezco que se produzca por ser de gran ayuda para conformar una idea propia.

Aquí se escuchan tus ecos perdidos, tu sinfonía en el estupor cotidiano, tus pasos hacia el comienzo de las cosas.

Fui niño en Benicarló en los 60, en aquella casa de Vicente, el pescador. Eran días de playa, de fotos en blanco y negro de Werlisa con funda de piel marrón. Y fui adolescente en Cullera, la de los madrileños, la del desayuno en la terraza (imposible en casa), la de los naranjos, la del Júcar y las llisas que mi padre y yo pescábamos, mi padre, a quien los habituales de la desembocadura llamaban El maño. La Cullera de jugar a las raquetas en el paseo con él, la del paseo marítimo y la del bocadillo de tortilla de cebolla cuyo sabor aun sigo buscando; la de los saludos coche a coche con la misma matrícula de Zaragoza…Me hice adulto desde Benicarló a Cullera en los únicos quince días de playa al año de cada primera mitad de septiembre.

Edición del propio autor, Salamanca (País Leonés)
El presente libro, necesario donde los haya, define una antología de textos de diversos intelectuales, ninguno de ellos un peligroso leonesista, sino varios escritores que han definido lo que, para ellos, era la Región Leonesa, o el País Leonés, a veces llamado de forma incorrecta como Reino de León, ya que esta Corona de León es otra “cosa” mucho más grande, en determinados momentos abarcando Galicia, Portugal, País Leonés, Asturias, Extremadura, Huelva, Castilla, Vasconia, etc., pero puestos a simplificar malévolamente, el primero de ellos un cínico Javier de Burgos en 1833, que ha definido erróneamente como Reino de León a: León+Salamanca+Zamora.

El libro “Esperando la revolución”, surgió de un viaje que el escritor, dramaturgo, actor, director de teatro y editor chileno Gustavo Gac-Artigas realizó a Cuba a raíz de la invitación de un certamen literario en el que debía de participar. Ese viaje a Cuba no deja de ser una vuelta al pasado para imbuirse en un país en el que parece que las manillas del reloj se pararon hace ya más de medio siglo.

SALÓN DE LECTURA

En este tiempo extraño que vivimos, o por mejor decir, sobrevivimos todo intento de compartir es bienvenido. Si antes de esta crisis sanitaria alguien nos hubiera dicho que íbamos a estar confinados en nuestras casas sin más, lo habríamos negado con rotundidad. Pero la realidad, y esta es una de esas ocasiones, supera en mucho la ficción. Realidad y ficción, hoy por hoy se nivelan, se acercan hasta confundirse.

Alianza, Madrid, 2020

El tema del bebedor (santo o no dentro del paisaje de su soledad ontológica, de su ‘versión’ del amor) ha sido ampliamente tratado en los libros que guardan la mejor literatura. Es una realidad inexcusable en la historia del hombre, razón por la cual un escritor necesariamente ha de hacer, en un momento u otro de su tarea literaria, alusión a esa circunstancia, a esa forma de entender (o no) la vida.

Afrontar la muerte desde la verdad. Esa que permanece escondida en un baúl de nuestra memoria. Y abrirla. Abrirla para darle luz y quitarle el polvo. A cada capa de polvo que le quitamos extraemos el desarraigo, la soledad, la infancia y, sobre todo, la notoriedad de los días en los que creímos que no fuimos felices.