• Diario Digital | Viernes, 20 de Abril de 2018
  • Actualizado 12:43

ENTREVISTA A AGUSTÍN R. RODRÍGUEZ GONZÁLEZ, AUTOR DE "ÁLVARO DE BAZÁN"

Agustín R. Rodríguez González: "Hoy cualquiera sabe más de cualquier famosillo que quienes fueron Ramón y Cajal o Severo Ochoa"

Agustín R. Rodríguez González es un gran conocedor de la Historia Naval Española. Su biografía sobre "Álvaro de Bazán" vuelve a poner de actualidad al gran marino que participó en la batalla de Lepanto.

Agustín R. Rodríguez González
Agustín R. Rodríguez González
Agustín R. Rodríguez González: "Hoy cualquiera sabe más de cualquier famosillo que quienes fueron Ramón y Cajal o Severo Ochoa"

Lamentablemente, los españoles tienen el don de olvidar a sus héroes y a sus grandes hombres, tanto de ciencia como militares. Agustín R. Rodríguez González es un gran estudioso de nuestra historia naval, ha publicado un total de 34 libros sobre este aspecto de nuestra historia y está empeñado en hacernos conocer todos los aspectos navales de un país tan marinero como el nuestro.

En 2016 se hizo acreedor del Premio Algaba de Historia con una biografía sobre otro gran marino, Antonio Barceló. Sus libros unen la rigurosidad técnica con el virtuosismo al narrar historias épicas y heroicas. En esta ocasión rescata a Álvaro de Bazán, uno de los grandes marinos de nuestra Armada, que la muerte le impidió comandar la Gran Armada. Estamos seguros, que si él la hubiese dirigido, la historia hubiese sido otra.

¿Cómo surgió la idea de dedicar un libro a Álvaro de Bazán?

Ante el sorprendente hecho de que una figura de tal calibre no hubiera tenido una biografía en un libro comercial desde 1943.

¿Cómo puede ser que un marino tan extraordinario como Álvaro de Bazán esté casi olvidado en nuestro país?

Se le cita en obras generales, como es natural dada la importancia de sus logros, pero curiosamente a nadie parecía importarle los detalles de su vida y de su obra.

¿Cómo definiría al marino granadino?

Uno de los marinos más completos que han existido en el mundo: buen estratega, buen táctico, experto en logística, buen subordinado y buen asesor de los superiores, que sabía luego ser buen jefe, con valor personal probado y cabeza muy ordenada, que sabía ganarse hasta el último de sus subordinados, mereciendo el elogio de nada menos que Cervantes en “El Quijote” que  le llama “padre de los soldados” y cuando hacía mucho que había muerto.

Miguel de Cervantes en “El Quijote” llama a Álvaro de Bazán “padre de los soldados” y cuando hacía mucho que había muerto.

¿Somos un país que minusvalora a sus héroes?

Me parece evidente, y no solo a los marinos y  militares, sino a personas que brillaron en cuestiones muy distintas. Hoy cualquiera sabe más de cualquier famosillo que quienes fueron Ramón y Cajal o Severo Ochoa.

¿Nos avergüenza nuestra historia?

Mas que eso, que algo hay porque la “Leyenda Negra” ha calado hondo, el problema es que la desconocemos profundamente.

¿Fue Álvaro de Bazán el marino más notable de la Historia de España?                     

En el aspecto militar sin duda, otra cosa son los marinos navegantes y descubridores, o los más puramente científicos y técnicos, desde Elcano y Urdaneta a Jorge Juan y Malaspina.

Álvaro de Bazán venía de estirpe marinera. ¿Es importante la tradición familiar para un marino?

Indudablemente facilita las cosas, como en cualquier profesión y más en una tan especial, pero hay otros muchos que brillaron sin ello y en todo el mundo, desde Nelson a Méndez Núñez, por citar dos ejemplos.

Consiguió el grado de almirante a edad temprana. ¿Puede explicarnos de manera somera sus méritos para conseguirlo?

Llevaba embarcado con su padre desde los 9 años, compartiendo navegaciones, temporales, penurias y combates. Y con 17 años era su segundo en el mando durante la batalla de Muros en que prácticamente aniquiló a una escuadra francesa.

La batalla de los Gelves fue una de las derrotas más importantes de la Armada española. ¿Es necesaria alguna derrota para forjar el carácter de un buen marino?

Bazán no estuvo presente en el desastre de los Gelves, pero si en alguno de los reveses de por entonces, si bien menos importantes y siempre como subordinado de jefes sin su talento. Y para cualquier ser humano el aprender de los  errores propios y ajenos es algo vital.

Una victoria otomana en Lepanto hubiera cambiado la historia entera de Europa y del mundo

Agustín Rodriguez¿Fueron los otomanos los mayores enemigos de nuestra armada en el siglo XVI?

Con toda seguridad, al plantear la mayor amenaza, tanto ellos como los corsarios berberiscos que amenazaban nuestro propio litoral. Una victoria otomana en Lepanto hubiera cambiado la historia entera de Europa y del mundo.

Inglaterra, Portugal, Imperio Otomano, España… ¿Cuál fue en su opinión la mejor Armada?

Indudablemente la española, al menos en el siglo XVI. Pese a la mal llamada “Invencible”, los ingleses solo consiguieron evitar el desembarco, pero no el dominio de los mares, ni mucho menos su control, solo en 1607, tres años después de la paz con España (que nos fue favorable) lograron que sobreviviese su primera colonia en América, Jamestown. 

¿Cómo calificaría el papel de Bazán en la batalla de Lepanto, al mando de la retaguardia de la Santa Liga?

Literalmente decisivo, primero como asesor de Don Juan de Austria, que por entonces tenía solo 24 años y poca experiencia marinera, sino en su apoyo al ala izquierda cristiana, al mando del veneciano Barbarigo, por socorrer al centro de Don Juan, decidiendo la victoria, y por superar el error del genovés Doria en el ala derecha.

¿Cuál fue el papel de Álvaro de Bazán en la anexión de Portugal?

Decisivo igualmente, pues fue su escuadra la que desembarcó en las afueras de Lisboa, tomando por la espalda a los rebeldes. Pero también por restringir el uso de la fuerza y ganarse a los portugueses con su diplomacia. 

¿Fue un gran estratega?

Pues si, tanto en el socorro de Malta, como en las Terceras, en Lepanto y en todas las ocasiones. Y como dije antes, es excepcional que una sola persona brille en tantos aspectos, cuando lo normal, incluso en los más señalados y famosos, es tener también, junto a capacidades sobresalientes, carencias notorias.

¿Fue un innovador en temas marinos y de embarcaciones?

En efecto, y siguiendo la tradición familiar de su padre, y junto a su hermano Alonso (otro gran olvidado) colaboró decisivamente en el diseño de las primeras fragatas y de los grandes galeones de combate, investigando soluciones y renovando la arquitectura naval.

Hagamos un poco de historia-ficción. ¿Hubiese cambiado el destino de la Gran y Felicísima Armada si la hubiese comandado Álvaro de Bazán, si la muerte no le hubiese sorprendido, en vez del duque de Medina Sidonia?

Es más que probable, ya que llevaba pensando y planificando la expedición desde hacía al menos cinco años, con un plan por entero distinto del que se adoptó y mucho más realista. Era un gran jefe y un gran táctico, y no hubiera desaprovechado ninguna oportunidad, al contrario que Medina Sidonia, sin su experiencia y que se limitó a considerar que su misión se reducía a escoltar el convoy con los Tercios, desde Flandes a las costas inglesas.  

Puedes comprar el libro en: