• Diario Digital | Viernes, 27 de Abril de 2018
  • Actualizado 08:21

ENTREVISTA A EMILIO LARA, AUTOR DE “EL RELOJERO DE LA PUERTA DEL SOL”

Emilio Lara: “Fernando VII fue el responsable directo de mantener España al margen de la modernización galopante de Europa”

Emilio Lara es un escritor jienense que dedica su tiempo a la enseñanza de la historia en un instituto de Jaén y a la escritura de libros de novela histórica, entre otras cosas. Con tan sólo dos novelas, “La cofradía de la Armada Invencible” y “El relojero de la Puerta del Sol” se ha convertido en uno de los más sólidos valores del género de narrativa histórica de nuestro país. El autor es un gran especialista en desvelar curiosidades históricas que han pasado prácticamente desapercibidas para el común de los lectores.

Emilio Lara: “Fernando VII fue el responsable directo de mantener España al margen de la modernización galopante de Europa”

Por casualidad, dio con la historia de Losada, el relojero más importante del mundo del siglo XIX y constructor del reloj más significativo de España, el de la Puerta del Sol. Precisamente, ahora, que el fin de año está cerca y se pone a punto dicho reloj para dar las campanadas de fin de año, conversamos con el autor en las jornadas del Certamen Internacional de Novela Histórica de Úbeda. Por las calles de esta ciudad renacentista compartimos múltiples charlas que han quedado reflejadas en esta entrevista. Cuando coma las uvas este fin de año, acuérdese que está tomando las uvas gracias a Losada, un liberal que tuvo que huir de España víctima del absolutismo del rey Felón.

¿Cómo dió con la figura de José Rodríguez Losada?

Pues sucedió como con el amor, que uno no lo busca, sino que le llega. Una mañana, en el departamento de Historia de mi instituto, un compañero me habló a grandes rasgos de la figura de Losada. Fue un flechazo. Me cautivó aquel historión y por la tarde me puse ya a indagar sobre él. Estuve alrededor de seis meses investigando y otros tantos escribiendo la novela.

¿Qué es lo que más le llama la atención de este personaje? ¿Cómo le definiría?

Losada fue un hombre corriente sometido a circunstancias extraordinarias en las que demostró su tesón y afán de superación. Me llamó la atención su capacidad de sacrificio, su lucha contra el destino y cómo fundó en la trastienda de su relojería en Londres La Tertulia del Habla Española, en donde tenían cabida compatriotas de todas las ideologías, pues por encima de todo él creía que la convivencia era posible entre los españoles.

¿Por qué decidió escribir una novela sobre el relojero más importante de su época?

Me fascinó su vida, marcada por la lucha contra la adversidad y el sacrificio. Su vida fue una aventura y, sobre todo, me entusiasmó cómo en pocos años, al instalarse en Londres, exiliado, se convirtió en el relojero más famoso de Europa saliendo de la más absoluta pobreza.

El relojero de la Puerta del Soltiene dos líneas temporales. La primera que surge del final de la Guerra de la Independencia y la segunda de 1866 cuando Rodríguez Losada estaba establecido en Londres. ¿Por qué decidió plantear la novela así?

La doble estructura alternante me pareció la más adecuada para mantener en todo momento el ritmo y la tensión narrativa. Pensé y organicé la novela como un montador cinematográfico, lo cual me permitía introducir suspense y contraponer la España absolutista con la Inglaterra de la Revolución Industrial. 1866 es el eje central de la obra, ya que en ese año Losada debe entregar el reloj de la Puerta del Sol, arreglar el Big Ben y todo ello, bajo la sombra de un intento de asesinato.

El relojero tuvo que huir a Londres por causas políticas en la España absolutista de Fernando VII. ¿Qué destacaría del reinado del rey Felón?

Fue el peor rey de nuestra historia contemporánea, el responsable directo de   mantener España al margen de la modernización galopante que otros países europeos experimentaron en las tres primeras décadas del siglo XIX. Y además, a su muerte sufrimos la devastadora primera guerra carlista. Durante la primera etapa de su reinado se exiliaron de España los afrancesados y los liberales, que, sobre todo estos últimos, eran las mejores cabezas del país.

Emilio-Lara-V¿Cómo pudo perseguir a tantas personas que lucharon por él en la guerra contra el francés?

Por cerrilismo. Fernando VII era muy cobarde físicamente, poco inteligente (aunque astuto), inculto, mal gobernante y refractario a los nuevos tiempos. No obstante, siempre mantuvo un inmenso tirón popular. Su marco mental era el Antiguo Régimen, y su aura de El Deseado (fraguada durante la Guerra de la Independencia) hizo que se sintiese siempre un rey por derecho divino. Era un hombre mediocre que no soportaba la brillantez intelectual y las opiniones diferentes, lo cual, unido a su defensa a ultranza de la monarquía absoluta, le hizo perseguir a afrancesados y liberales.

¿No fue un contrasentido refugiarse en la conservadora Inglaterra victoriana?

En absoluto. Inglaterra era una monarquía parlamentaria y el mejor ejemplo de un país que avanzaba social, política y económicamente sin necesidad de sufrir revoluciones. Londres era la metrópoli mundial comercial, una ciudad de oportunidades que acogía con generosidad a los disidentes políticos europeos y les permitía desarrollar su trabajo con libertad. En aquella época se fragua el mundo moderno del que somos herederos.

¿Se conoce bien la vida londinense del relojero Losada?

Sí. El Comité de Ayuda a los Emigrados, residente en Londres, era una organización de exiliados liberales españoles que sufragaba el viaje a compatriotas liberales y que le buscó a Losada trabajo como mozo barrendero en una relojería londinense. A los seis meses, el dueño de la relojería descubrió las increíbles dotes técnicas del español y lo nombró su ayudante. A los pocos años se casó y convirtió su relojería en la más importante de Londres, trasladándola a Regent Street. Se convirtió en el relojero más célebre de Gran bretaña y reparó el Big Ben, que funcionaba mal desde su construcción en 1859.

¿Mantuvo vínculos con su tierra leonesa de origen?

Se carteaba con sus hermanas, viajó fugazmente a su pueblo en la década de 1860 y se llevó consigo a dos sobrinos para que le ayudasen en la relojería. Nunca se olvidó de su tierra leonesa, ni tampoco de España.

“Losada, picado en su amor propio, decidió construir el reloj más moderno del mundo y regalárselo al pueblo de Madrid”

¿Quién le encargó el reloj de la Puerta del Sol?

Nadie. En 1860 viaja a Madrid por motivos profesionales y se aloja en un hotel de la Puerta del Sol. La plaza estaba sumida en una profunda remodelación urbanística. La Real Casa de Correos de Carlos III era entonces el Ministerio de la Gobernación (la actual sede de la Presidencia de la Comunidad de Madrid), y su reloj procedía de la desamortizada y derribada iglesia del Buen Suceso. Dicho reloj funcionaba tan mal que Losada, picado en su amor propio, decidió construir el reloj más moderno del mundo y regalárselo al pueblo de Madrid. En 1866 terminaría el reloj y, fiel a su palabra, lo donó.

¿Construyó o diseñó más relojes en España?

Sí. El de la catedral de Málaga, el del Arsenal de Cartagena y un reloj-farola para Jerez, entre otros. Esos son los más importantes. Y relojes de bolsillo hizo muchos, y muy lujosos, que vendió a la realeza, aristocracia y alta burguesía de la España decimonónica.

¿España es un país que no sabe reconocer a sus genios?

A los españoles nos cuesta reconocer a los genios, héroes y personas que triunfan en cualquier aspecto de la vida. Sólo los deportistas y cantantes tiene patente de corso al gozar de un fabuloso prestigio popular. La envidia y cierta dosis de resentimiento social hacen que en España los triunfadores, aunque salgan de la nada, no logren amplio reconocimiento social.

La envidia y cierta dosis de resentimiento social hacen que en España los triunfadores, aunque salgan de la nada, no logren amplio reconocimiento social.

 Su novela tiene una trama criminal. El intento de asesinato al protagonista. ¿Es un valor añadido a la novela histórica este suceso? ¿Fue real?

Ese suceso es ficción, lo que sucede es que sí prefigura el atentado que sufrió uno de los grandes amigos de Losada que tiene mucho peso en la novela. Digamos que me venía muy bien esa trama criminal para cimentar el suspense narrativo.

¿Qué porcentaje de ficción y realidad hay en la novela?

A partes iguales. Me gusta que ficción y realidad estén equilibrados y conjuntados, de manera que para el lector se le desdibujen las fronteras entre lo que sucedió y lo que podía haber sucedido, pues una novela histórica ha de cumplir una premisa: ser verosímil.

Los capítulos de su novela son cortos y muy visuales. ¿Es así el nuevo estilo narrativo de las novelas?

Es mi estilo narrativo. Estamos muy influidos por el cine y su ritmo visual, lo que determina la concepción de mis novelas. Creo que al lector le ayuda a montarse su propia película, lo que le permite viajar en el tiempo con facilidad. Los capítulos cortos, al estilo de secuencias cinematográficas, también ayudan al lector a evadirse y entretenerse tras su jornada laboral, porque le permiten leer varios capítulos y retomar la novela al día siguiente (u horas después) sin que se pierda en la trama.

¿Le gustaría ver sus novelas en la gran pantalla?

Claro, como a casi todos los escritores. De hecho es algo en lo que coincide la mayoría de mis lectores. Todo se andará. ¡Ah, y que me inviten al estreno!

Emilio-Lara-P

Puedes comprar el libro en: