www.todoliteratura.es
Parásitos
Parásitos

LA ASCENSIÓN SOCIAL… UNA MIERDA

Por Azucena del Valle
En esta ocasión, Azucena del Valle nos obsequía con una profunda reflexión sobre las clases sociales. Menudo repaso nos da en "La ascensión social... una mierda", como para no leerlo.

- ¿De verdad creías que se pueden abandonar los orígenes que te vieron nacer? ¿Qué alguna vez se te caería el pelo de la dehesa? No seas ilusa Vani, que la pátina que has recibido del colegio privado no oculta tu mismidad, un suponer, tus orígenes humildes de los que, además, no tienes que avergonzarte.

- Cierto Puri, pero se me han quedado clavadas en lo más íntimo esas miradas de desprecio, casi de asco, de autosuficiencia de los chorvos/as mientras todos pelaban las gambas con cuchillo y tenedor remembrando sus cenas de Navidad de familias hipócritas, pudientes y exclusivas. Y yo, mayormente por el cabreo eché los dedos a las parapenaeus longirostis chupando las cabezas, que dice el protocolo que está permitido, a pesar de saber utilizar correctamente los utensilios culinarios. De nada sirve el cabreo en esos momentos donde percibes que se sienten superiores a ti, tachándote de ordinaria sin modales en situaciones sociales. Y ya es lo único que recuerdo de toda la relación, con uno, ni la dulzura ni los abrazos. Solo rememoro esa mirada de desprecio que no se me va de la cabeza. Y en vez de largarme del lugar, permanecí callada, sentada, mientras las lágrimas se me escurrían solas en torrente por la humillación y la vergüenza. Porque, como te cuento, no fueron solo las palabras que soltó el sobrao de turno, fue esa mirada. Ya sabes que dicen los que estudian la comunicación no verbal, que la mirada es lo que más engancha, pero también lo que más agrede… y ahí la tengo yo. Clavada.

- Mira Vani, que te lo tomas todo a la tremenda y no es para tanto, que nacer rico y tener posibles no significa poseer clase ni gusto, aunque los afortunados puedan tener modales adquiridos a base de mamporros a mano abierta de la distante mummy – que más que mamporros te miraría con displicencia por no mancharse tocándote- o reprimendas de la institutriz de turno, amén de los internados privados y sofisticados en el extranjero que te alejarían de la familia, pero darían lustre al clan, sofisticación e idiomas. ¡Qué la mayoría de los congéneres próximos te quieren por lo que eres, no por lo que has heredado sin esfuerzo!

- Me parto Puri, ¡ahora eres tú la que se ha caído de un guindo! ¿De vedad piensas que las clases sociales se mezclan y admiten a los advenedizos sin más? Ni de coña en el más amplio sentido de la palabra. ¡Pobres los que se creen que el trabajo y es esfuerzo son las claves del éxito en esta sociedad de fariseos! Que el estudio y el sacrificio pueden subirte en la moto y hacerte ganar dinero, pero el ascenso social es otra cosa. Los detalles traicionan los orígenes humildes, aunque te empeñes en ocultarlos, porque la familia no se elige, te nacen donde te nacen y ahí te las recompongas. Si eres capaz de progresar, feliz como una perdiz, pero seguirás siendo tú a pesar del disimulo, que a algunos se les da de maravilla la ocultación y, cuando dejan atrás el pueblo se creen otros. Yo me siento muy a gusto y orgullosa de los míos, que se sacrificaron pasando penurias para que yo me realizara lejos de ellos, echándolos de menos con toda mi alma. Pero, me pregunto, ¿qué pensarán de su autenticidad sin filtros mis amigos progres? ¿Qué son como la mujer barbuda en el circo de la vida? ¿Qué merece la pena exponerlos? Algunos se reirían de las patadas que meten a la RAE sin lograr ver que son tesoros, gemas sin pulir, maravillosos y generosos y que son lo mejor que me ha pasado en este puto mundo, que siempre estuvieron a mi lado y lo estarán, aunque de fina, a veces, tenga la tentación de pasar de ellos. Eso sí me avergüenza solo de expresarlo en voz alta, que ya quisieran muchos poder recibir una parte del amor que a mí me han dado sin pedir nada a cambio. Es mi gente, donde reside mi fuerza. Son mi hogar y mi refugio y jamás me sobrará ninguno.

- A ver Vani, que hoy la reflexión reflexionada te sale solita del tirón porque te han hecho sentir una mierda, pero en unos días volverá a salir el sol del membrillo, aunque haya pasado septiembre. Que el tiempo pone cada cosa en su lugar y seguro que no fue para tanto; tú nunca te has sentido menos que nadie, ni tampoco más, pero admite que eres un poco intensa y abundante, que ese dicho también es de Cari de la Mancha… ¿Clases sociales? ¿A quién le importan una mierda? En países en vías de desarrollo, pertenecer a una clase social u otra depende, casi exclusivamente de la herencia y el estatus que hayas recibido de tu familia, sin poder ascender por méritos propios. Si tienes suerte, dabuten, pero si perteneces a las castas más desfavorecidas, te has esnafrao con todo el equipo. Vamos, que no te quedarán ni aspiraciones, un suponer. Y no hablemos de ilusiones truncadas antes de despegar. ¿Y como se definen hoy las clases sociales? Pues grupos humanos en los que se secciona, segmenta, fragmenta, distribuye, mayormente, una sociedad a partir de sus condiciones sociales y que les diferencia del resto. Eso en general, porque en los países desarrollados son muchos los condicionantes que influyen a la hora de realizar la división por clases. Los factores sociales y los económicos serán los determinantes. ¿Crees, cándida criatura, que el esfuerzo es suficiente para ascender y tener éxito en este mundo y atesorar mucha guita? Pues resulta que los que están subidos en el burro, léase burra, aunque quedan pocas de cuatro patas, se resisten a admitir en su círculo a los advenedizos, léase advenedizas. Los parias siempre serán parias, aunque resulten provechosos y los luzcan del brazo; en el fondo, nunca serán iguales, aunque se transformen en consortes, ¡no te jode! Que algunos renunciaron al trono por amor, como la princesa Sayako de Japón, el Duque de Windsor, el hermano del rey Guillermo de Holanda, el príncipe Sigvard de Suecia y un largo etc, porque la corona pesa un huevo y la vida es corta para ser infeliz.

- ¡Para Puri, que te embalas y no desarrollas, que la realeza nos queda lejos a ti y a mí, y que no llegamos ni a Dianas ni me importa una mierda! Que los individuos ya pueden moverse de una clase a otra, no como en la antigüedad y que ahora, según Podemos, hasta ellos son clase trabajadora cobrando cifras que yo ni sé contar, aunque se crean que por ganar parné y tener cuotas de poder ocupan un lugar en la pirámide social, que me dijo Piluca que el inicio de la sociedad industrial acabó con conceptos feudales como esclavitud o aristocracia. Y estamos en la era digital, digo yo, que algo habremos evolucionado porque hasta las clases sociales de Marx y Engels del Manifiesto Comunista de 1848 están obsoletas, salvo para los nostálgicos, porque ya no hay burguesía y oprimidos, explotadores y explotados, ni siervos de la gleba. Si hasta Yolanda Díaz se aleja de los cánones de la izquierda en búsqueda de la mayoría social.

- Pues he leído que los británicos, raros ellos, miden tres variables para establecer siete nuevas clases sociales en este mundo que nos ha tocado habitar, el capital social -con quién nos relacionamos-, el capital cultural -en lo que empleamos nuestro tiempo libre- y el capital económico -ingresos, ahorros y valor de nuestra vivienda- y distinguen: Élite, Clase Media Establecida, Clase Media Técnica, Nuevos Trabajadores Afluentes, Clase Trabajadora Tradicional, Trabajadores de Servicios Emergentes y Precariado.

- No me jodas Vani, ¡qué son raros de verdad!, que prefiero la clasificación del médico salubrista español Javier Segura del Pozo, que define Las Clases Sociales en la España del Siglo XXI: La Clasificación Socioeconómica Europea, comenzando por la Clase Media de toda la vida como Directivos y profesionales de nivel alto, Directivos y profesionales de nivel bajo, Empleados de cuello blanco de nivel alto y Supervisores y técnicos de rango inferior; La Clase Media (pequeña burguesía) como Pequeños empleadores y Trabajadores autónomos agrícolas; el Nuevo Proletariado como Trabajadores de los servicios y comercio de rango inferior y Excluidos mercado trabajo y parados de larga duración y la Vieja Clase Obrera como Trabajadores manuales cualificados y Trabajadores no cualificados.

- Pero ¡coño Puri! ¿dónde está Amancio Ortega?

- A años luz de nosotras, aunque se hiciera rico con la bata de guatiné. Y de verdad Vani, ¿tú sabes pelar las gambas con cuchillo y tenedor?

- ¡Ahí me has pillao, Puri, ahí me has pillao!

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios