www.todoliteratura.es

hinduismo

«¿Estamos siendo testigos de primera mano de lo que, en el imaginario hindú, es el arquetipo del habitante de Occidente, o nos estaban utilizando por razones pastiches?» Esta pregunta ha sido formulada por Armando Croda Naveda en uno de sus artículos en donde habla de la India en un monógrafico junto a otros autores. Es cierto. En la India aunque las cifras pueden variar nos encontramos con hinduistas un 83%, un 11% de musulmanes y una cifra bastante menor entre catolicos y protestantes. Sin embargo cada vez son más los trabajos efectuados por las relaciones bilaterales entre España y la India y lo que es la economía entre ambos países y muchos de ellos incluyen como es el caso de Pablo Bustelo en su «Chindia. Asia a la conquista del siglo XXI» algunas apreciaciones.

El sacerdote hindú Juan Carlos Ramchandani (Krishna Kripa Dasa) publica Historia y leyendas de la sabiduría hindú, una recopilación de relatos y sus respectivas enseñanzas.

Rescatamos la entrevista sobre el libro "Índika"

“Hace algunos años intenté escribir un libro acerca de lo que la religión es. Leí a sociólogos y a místicos. También a filósofos. Sin olvidar a los maestros espirituales; y a más de un antropólogo. Por descontado el proyecto quedó en el tintero. Reformulé una pregunta inicial: ¿qué quiere decirse con la palabra ‘hinduismo’ en el contexto indio? El proyecto quedó estacionado. En respuesta me dio un libro sobre jainismo”.

“¿Estás dispuesto a dejar de buscar fuera de ti este momento de descubrimiento?, ¿Qué descubres en el núcleo profundo de ti mismo cuando no está presente ninguna historia de deseos no realizados? ¿Estás dispuesto a detenerte y comprobar varias veces al día si eso que está en el núcleo sigue presente hasta que sepas sin lugar a dudas que siempre está aquí? ¿Estás dispuesto a no estar atado por los relatos, o por nombres o por la historia? ¿Estás dispuesto a estar desnudo ante ti mismo?” (Gangaji)

Desde que leyó libros como «El camino del Tao» de Alan Watts o el «Paradigma perdido» de Edgar Morin, ambos publicados por la editorial Kairós en los años 1974-1976. Agustín Pániker (Barcelona, 1959) no ha parado de viajar y al mismo tiempo de documentarse con la lectura de esos lugares a donde viajaba. Su sueño con el paso del tiempo es aprender y comprender, y al mismo tiempo escribir sobre esos lugares y esos temas que le causan una curiosidad. Verlo como un complemento y no como una diferencia.

«¿Por qué no conocemos nuestro pasado? Dios en su bondad ha ocultado este conocimiento a la gente; si supieran que han sido virtuosos se sentirían orgullosos, en caso contrario se deprimirían; basta con conocerse a sí mismo» (Bhagavan Sri Ramana Maharashi, Conversaciones, 553).

  • 1

«Del no-ser llévame al ser. De la oscuridad condúceme a la luz. De la muerte llévame a la inmortalidad» (Brihadaranyaka Upanishad, 1-3.28)

Hablar de la India es hacerlo de sus gentes y de sus muchas ceremonias. Entrar por Nueva Delhi y salir por Chennai, antigua Madrás es hacerlo y ver como nuestros sentidos cambian por completo. Ir en sus autobuses o en sus trenes, subir y bajar es encontrase en cada esquina con un mundo totalmente diferente al nuestro. Una India, la de hoy que se encuentra por encima de muchos de los países avanzados en donde la tradición y la modernidad parecen ir de la mano.

Sale a la luz el segundo volumen de "Veda dárshana", una publicación de la Federación Hindú de España (FHE). Este nuevo libro lleva el subtítulo “La visión védica. Unidad en la diversidad” pues recoge una amplia variedad de temas siempre a la luz de los Vedas, los principales textos sagrados del Sanatana Dharma o hinduismo.

Para Antonio Planas y Fernando Mora

«Condúceme de la Irrealidad a la Realidad
Condúceme de la Oscuridad a la Luz
Condúceme de la muerte a la inmortalidad»
(Brihadaranyaka- upanishad, I-III-28)

«Este camino es afilado como una navaja, intransitable, y es difícil viajar por él; esto declaran los sabios» (III-14)

«Aquel que no se ha apartado de la mala conducta, cuyos sentimientos no están controlados, que no está tranquilo y cuya mente no está en calma, nunca puede alcanzar el Atman, ni siquiera con el conocimiento» (II-24)

(Katha Upanisad)