www.todoliteratura.es

Cantabría

La última novela histórica de Pedro Santamaría, “Al servicio del Imperio” es una original obra tanto por su contenido como por su forma. El que unos legionarios, aunque sean de tropas auxiliares, cántabros luchasen en Judea es un hecho histórico poco conocido que tan sólo Flavio Josefo relató en su obra “La guerra de los judíos”. Por cierto, el historiador es uno de los protagonistas secundarios del libro.

"El enigma Garabandal" es el título de la nueva publicación de Almuzara, obra de Francisco Renedo Carrandi quien narra las apariciones marianas ocurridas en San Sebastián de Garabandal, una pequeña aldea de Cantabria.

Pedro Santamaría es un prestigioso novelista histórico santanderino. Abogado de profesión y traductor y escritor por vocación, se dedica a escribir novelas sobre sus dos grandes amores: Cantabria y Roma.

“Ésta es la novela del quiero y no puedo, de la búsqueda sin hallazgo, del continuo anhelo y del fracaso en el intento de conseguir colocación laboral”

Una vida baldía” es la octava novela del escritor leonés Juan Ignacio Villarías. Ya en sus años mozos se desplazó a vivir a Cantabria, comunidad en la que reside. La influencia del mar está presente en muchas de sus obras. Ese latido quedo de las aguas del mar que rompen de manera sinuosa en las playas de Santoña o Laredo está muy presente en su forma de escribir y de contar sus historias.

  • 1

Juan Ignacio Villarías ha publicado diferentes novelas de varios géneros. En esta ocasión, acomete una novela histórica sobre un hecho acaecido en las costas del Cantábrico durante la Guerra de los Treinta Años. "El bellaco del arzobispo" es un novela que une el género costumbrista con la novela bélica naval, un cóctel que resulta explosivo para el lector.

Regenta la librería Carmichael Alonso en Lloreda de Cayón

En una reciente visita a Cantabria, tuve la oportunidad de pasear por los encantadores pueblos del valle de Cayón, valle lindante al más famoso del Pas. Sus pequeños pueblos tienen un encanto especial. La humedad de sus tierras da a sus construcciones un ligero tono verde y musgoso que casi se puede oler. En el valle se encuentra el municipio de Santa María de Cayón, que está formada por varias pedanías, a cual más interesante.